Escritores y juglares

Hits: 3845

 

texto ANTONIO ITURBE

Fernando Marías y su monólogo representan los nuevos oficios de los escritores

Lo cierto es que, en cualquier conversación con un escritor que uno se tope, el ánimo es, más que bajo, subterráneo. Me encuentro camino de la Fábrica de Creació de Fabra i Coats a José Carlos Somoza, que viene para presentar su novela Croatoan, y él –por cierto, psiquiatra de profesión– comenta que “el problema es que hay más escritores, pero el mismo número de lectores”.

Me voy a Madrid a ver qué ambiente se respira. En el viaje, además de tratar de sobrevivir a los bocadillos congelados del AVE, pienso en los muchos oficios que han tenido que hacer los escritores para salir adelante, desde Cervantes, como cobrador de impuestos apaleado en todos los frentes, hasta Montero Glez, que me descubrió una profesión para mí desconocida: “winstonero”, consistente –él, que vivía en Tarifa– en darse un garbeo hasta Gibraltar y traerse un par de cartones de tabaco para revenderlos en los bares con una plusvalía. En Callao me encuentro con Antonio Orejudo. Para quitar hierro a la cosa, le digo que los escritores siempre las han pasado canutas. No está del todo de acuerdo: “Ha habido unos años dorados. Yo llegué aún a ver el final de eso: buenos anticipos, conferencias pagadas, rondas de promoción en hoteles de primera… eso, salvo alguna excepción, se acabó”.

Tomo el metro hasta Embajadores para ir a La Cuarta Pared, una sala de referencia en el teatro alternativo de Madrid. Me han dicho que veré algo sorprendente y así es: el actor de la obra en cartel es Fernando Marías, penúltimo Premio Biblioteca Breve. No me lo pierdo, por supuesto. Se trata de una versión en forma de monólogo de su novela Esta noche moriré. La sala está llena y él aparece con aplomo. Su manera inquietante de relatar los tejemanejes de La Corporación, te deja pegado a la butaca durante 45 minutos. A la salida me confiesa que “ya no se puede vivir de publicar un libro cada dos o tres años”. Ha preparado su espectáculo minuciosamente: “La dirección de Vanessa Montfort me ha dado seguridad. Me sentí muy bien allá arriba. Interpretar es otra manera de narrar”.

-¿Vas a volver a hacerlo?

-¿Volver? ¡Ya nunca lo abandonaré!

Pero Marías no es el único en subirse a los escenarios. El poeta, traductor de Dante y profesor de literatura de la Pompeu Fabra José María Micó toca tangos y poesía musicalizada con asombroso talento junto a su mujer, Marta Boldú –profesora y también filóloga–. ¡Los escritores vuelven a la juglaría!

Fernando Marías representa su monólogo sobre Esta noche moriré y los sombríos secretos de La Corporación hoy jueves a las 19:30 h. en el Pipa Club de Barcelona, con entrada gratuita por gentileza de la editorial Alrevés