Patti Smith: “Yo nunca quise ser cantante”

Hits: 6448

 

texto ANTONIO ITURBE  foto ARCHIVO

En octubre llega a España el libro más literario de Patti Smith: 'M Train' (Lumen).

Patti Smith fue criada en una familia muy religiosa, Testigos de Jehová. Tal vez por eso acabó explotando como rabiosa musa contracultural y, en una de sus más célebres canciones, Gloria, escribe que “Jesús murió por los pecados de alguien, pero no por los míos”.

Fue poeta antes que cantante. Ella misma insiste, y en su nuevo libro hace hincapié en ello de manera muy especial, en que antes que la música llegaron las palabras: “Yo nunca quise ser cantante, pero siempre quise ser escritora. La performance estaba totalmente fuera de mi radar. Fue Robert [Mapplethorpe] quien me empujó a interpretar mis poemas. Tras varias lecturas en las que cantaba un poco me di cuenta de que no tenía miedo escénico”.

En los años 1970, le dio al movimiento punk un toque de intelectualidad que la convirtió en referente. Fue capaz no solo de epatar con su ironía al rojo vivo, sino también de conseguir algo tan sorprendente como llevar a la juventud norteamericana más rebelde la palabra de los poetas franceses del XIX y mostrarles que la poesía es un arma cargada de presente. Estos días ha visitado España y ha dejado nuevamente muestra de su capacidad para derrotar la rutina a golpe de rock y poesía desgarrada.

En octubre se publica en nuestro país M Train (Lumen), un libro donde ella afirma que “relato mi vida como autora”. A través de dieciocho de sus cafeterías habituales, empezando por el Café Ino (and Wine Bar) del Greenwich Village de Nueva York, Patti Smith revela su vida de poeta, dramaturga, cantante, artista, viuda y peregrina como si fuera un mapa de carreteras en el que fuera subrayando con un bolígrafo. Habla de sus viajes a Japón, México, Marruecos o Islandia, de su intensa relación con Mapplethorpe, autor de la mítica foto de la portada de Horses; de su matrimonio con Fred Sonic Smith, guitarrista de la banda MC5 fallecido en 1994, de sus dos hijos y de su retirada de los escenarios para dedicarse a su familia hasta su vuelta, un año después de enviudar.

El libro contiene fotografías de los objetos personales de algunos de sus ídolos. Así, entre la poética de Smith y sus referencias a Roberto Bolaño, Paul Bowles o Arthur Rimbaud, se cuelan las muletas de Frida Kahlo, el bastón de Virginia Woolf o las zapatillas de ballet de Margot Fonteyn. Johnny Depp, devoto admirador suyo, afirma que este libro es “una privilegiada invitación a abrir un cofre de los tesoros que hasta ahora no había sido violado”.