Espido Freire: “Nación: Es ese pequeño trozo que ocuparé cuando me tiendan para siempre sobre la tierra”

 

texto ESPIDO FREIRE

 

La ganadora del Premio Azorín despliega para nosotros su particular abecedario vital de la A a la Z

 

Espido Freire acaba de ganar el Premio Azorín de novela con “Llamadme Alejandra", un relato basado en la vida de Alejandra Románova, la última zarina del Imperio Ruso. Este es su particular diccionario.

Texto Espido Freire

Atropello: No lo hagas. No lo haré. No, por favor, no lo hagas. Te aseguro que no lo haré. No, no, no. ¡No lo hagas! Nunca te dije que no fuera a hacerlo.

Belleza: Un movimiento sutil que se desvanece, pero que continúa, durante años, durante una vida, a lo largo de una generación, en el aire.

Cinismo: Esa capacidad de convertirse en aquello que juramos que nunca seríamos, y de renegar, pese a todo, de aquellos en los que juramos que nunca  nos convertiríamos.

 Dios: Un gran gato en reposo.

Éxito: Una tortilla que, al darse la vuelta, no se ha roto. Un trabajo bien hecho que no regresa por la noche a nuestros pensamientos para ocuparlos y preguntar ¿No podrías haberme mejorado? 

Fracaso: Aquello que abordamos demasiado pronto, con demasiada arrogancia, demasiado tarde, con ánimo timorato, o todo al mismo tiempo. Erramos la puntería y culpamos al blanco.

Gratis: Algo por lo que pagaremos, antes o después, muchas veces su precio.

Humor: Ese curioso líquido que invade el estómago, sube por la garganta, asoma a los ojos y frunce algunas arrugas. Puede repetirse incontables veces.

Incendio: El primer amor, la primera ruptura, la primera traición.

Justicia: aquello que haríamos si nos dieran poder, y que sufrimos cuando el poder no considera nuestros deseos. Animal exótico que cambia de manchas, pero no de piel. Oxígeno para que la esperanza haga la fotosíntesis.

 Kriptonita: Lo sabía: pero me arriesgué igualmente.

Límite: Pequeño vampiro interno que comienza prometiendo la inmortalidad y acaba alimentándose de nuestra sangre.

Mañana: Un hoy más joven. Una promesa incompleta de lo que hemos soñado hoy. La zanahoria que nos presentan ante los burros que giramos de la noria.

 Nación: Ese pequeño trozo que ocuparé cuando me tiendan para siempre sobre la tierra.

Ñoño: Un trozo de carne fibrosa que se nos quedó enganchada en la muela y que intentamos sacar con disimulo.

 Olvido: La implacable manera que tiene el tiempo de convertirnos en personas libres.

 Poesía: Un suelo blanco que se mancha con la mirada.

 Química: El sabor de una saliva ajena que anticipa una reacción en cadena.

 Raro: Rico que se las arreglará para entrar en el Reino de los Cielos.

 Sexo: Espejismo que nos cubre como un velo y nos oculta la mirada.

 Temblor: El momento en el que la Tierra se da cuenta de que está sola.

Universal: Aquello que somos si nos despojamos de piel, carne, ideas, idiomas, espacio y miedos.

 Verdad: Qué sabremos.

 Water-Closet: Eso de lo que no se habla, y que necesitamos, literalmente, como el comer.

 Xenofobia: Mirarse al espejo y verse tan repugnante que resulta imposible aceptarse.

 Yo: Aquello que me han dicho que soy, y que he decidido creerme. Aquello que he construido con mis retazos y que he decidido conservar.

Zoo: Un libro delicioso de ilustraciones infantiles que se transforma en un horror de barrotes cuando se convierte en realidad.

 

Deja tus comentarios

Enviar un comentario como invitado

0
términos y condiciones.

Comentarios (1)