¿Perla negra u oveja negra?

 

texto SABINA FRIELJUDSSËN

La editora y escritora Claudia Casanova nos relata las peripecias de una trovadora con la mano muy larga en “La perla negra”

 

Claudia Casanova es una erudita con desparpajo, capaz de zambullirse en el ensayo historicista más profundo (es miembro de la American Historical Association y devota del gran medievalista Georges Duby) pero también de disfrutar de la novela histórica más ligera. Su experiencia como editora (en grupo Planeta y desde hace unos años en su propio proyecto compartido con Joan Eloy Roca: Ático de los libros) le permite tener una visión triangular de la escritura: como editora, como experta en Edad Media y como escritora todo terreno.

Ha publicado con anterioridad dos novelas históricas, La dama y el león y La tierra de Dios, centradas en la España de las tres culturas. Ahora retorna a sus territorios de la Edad Media situándonos en Narbona, en los alrededores de la posada La Oca roja, con la guapa y pícara pelirroja Isabeau de Fuòc al frente de una nutrida sesión de aventuras. En la nota de prensa se habla de un Montecristo femenino, pero su tono estaría más cerca de las novelas de Walter Scott: peripecia, intriga y amor (también venganza, claro) en el medioevo se sirven en esta novela ágil.

Isabeau, además de trovadora (estamos en los tiempos álgidos de la narrativa trovadoresca en Francia) es una ladrona de extraordinaria habilidaqd. Las celebraciones que van a tener lugar en el castillo de la Vizcondesa Ermengarda de Narbona, y a las que acudirán muchos invitados y habrá mucho jaleo, resultan una ocasión de oro para hacerse con el tesoro que se encuentra allí. El jefe de Isabeau, un judío llamado Salomón no lo ve muy claro, pero pocas cosas se le resisten a Isabeau. Porque hay detrás de su obstinación un plan B que el judío desconoce y por eso acabará aceptando. Detrás de la máscara de frivolidad de Isabeau hay un ser que arde de rencor por ciertos sucesos que se irán desvelando relacionados con la muerte de su madre

Isabeau es un personaje muy magnético, como arquetipo de esas mujeres cultivadas de la época: mientras los hombres hacían la guerra, la que fue reina consorte de Francia, Leonor de Aquitani, hacía florecer la poesía trovaderesca en Europa con su protección, aliento y mecenazgo. Los muchos diálogos rápidos de La perla negra hacen que su lectura sea de galope y los conocimientos de Claudia Casanova de la época hacen que la ambientación sea muy precisa. Si creen que la Edad Media fue una época oscura y aburrida, lean a Claudia Casanova.

Deja tus comentarios

Enviar un comentario como invitado

0
términos y condiciones.

Comentarios

  • No se han encontrado comentarios