Cuentos de hadas para mayores

 

texto ANTONIO TORRUBIA

Concepción Perea nos lleva de nuevo a la geografía asombrosa de TerraLinde en “La última primavera”

 

Hace cuatro años supe de la existencia de Concepción Perea, aunque ya la conocía en realidad. Cayó en mis manos La corte de los espejos, el primer libro de uno de mis personajes favoritos de la historia de la literatura: Nicasia Recorretúneles. Estrenó el sello fantástico de Plaza & Janés, Fantascy, escoltada por China Miéville y Paolo Bacigalupi un seis de junio de 2013 y desde entonces me siento en TerraLinde como en casa. TerraLinde, un reino donde las hadas no creen que los humanos existan, una vieja ciudad que fue decisiva durante la Guerra de la Reina Durmiente. La acción del primer libro nos situaba pasados unos años desde ese cruento conflicto que dejó tras de sí una paz delicada, una larga lista de rencores y un trono inestable. 

¿Hadas? Sí, pero no las típicas de los cuentos. Igual éstas se parecen más a las que nos enseña Guillermo del Toro en sus películas: Nuala, Nuada, las hadas de los dientes, los monstruos del mágico mundo del laberinto del fauno. Hay sátiros, goblins, knockers, gorrorrojos y multitud de razas feéricas que tienen su origen en las mitología​s​ irlandesa, eslava, celta... Se vendió con un goteo al principio, pero es un longseller y cada año más gente se adentra entre sus páginas gracias al boca a boca. Concha era una autora novel que escribía fantasía de hadas, todo apuntaba a que no iba a gustarme el libro. La portada me parecía muy ingenua, pero si el nuevo sello empezaba apostando por los relatos del autor de la multipremiada La chica mecánica y por la nueva novela de uno de mis autores favoritos, el inglés China Miéville​, había que darle una oportunidad. 

 El primer capítulo empezaba muy bien: "Sobre una marioneta perdida y lo que dijo un espejo roto". Y la primera frase del libro apunta a que sí, que Nicasia es un personaje al que no querrás adorar, pero lo acabarás haciendo: "Nadie creía a Nicasia capaz de silbar, o siquiera de sonreír. Claro que Nicasia nunca hacía estas dos cosas en público". Y ya está, 666 páginas después me preguntaba, ¿cuándo podré leer más aventuras de TerraLinde? 

Perea es una escritora lenta, lo dice ella misma. No tanto como Patrick Rothfuss ni George Raymond Richard Martin, que hace siete años que trabajan en su tercer y sexto libro de sus respectivas sagas. Ni siquiera como John Ronald Reuel Tolkien, que tardó más de veinticinco años en escribir El señor de los anillos, y muchísimo más rápida que Harper Lee, que tardó cinco décadas en publicar la segunda parte de su gran obra, Matar a un ruiseñor

Trabé amistad con Concha a través de redes sociales, y resulta que había sido clienta de librería Gigamesh cuando vivió cerca de Barcelona. Desde 2013 he compartido momentos con ella, he sido su anfitrión en la Ciudad Condal, ella me ha hecho de cicerone por Sevilla, pero con los casi mil kilómetros que nos separan, donde más he coincidido con ella es en los oscuros chats a horas intempestivas. Como de los anticipos y royalties de un libro no se puede comer (a veces no les sirve a los autores ni para renovarse las gafas), Concha se dedica a enseñar a otros a escribir desde Factoría de Autores, y como profesora es igual de buena que como escritora. En el canal de YouTube de Librería Gigamesh, desde donde se pueden ver todas las charlas, presentaciones y actos que se celebran en nuestra librería, su taller literario "Creación de personajes" va camino de las veinticinco mil visualizaciones. La multitudinaria presentación y las no pocas charlas que ha dado posteriores a ese taller, han llenado la Sala de Actos Francisco Porrúa de nuestra librería. En abril de 2015  leí su folletín El misterio de la caja Bethel, que transcurría en una Barcelona de finales del siglo XIX, con un trasfondo steampunk y dos personajes carismáticos. Y poco después, muy poco después, me llegó el manuscrito de La última primavera. Mi reacción en Twitter, tal cual leí el primer capítulo fue esta: "No sabía lo que echaba de menos la prosa de Concepción Perea hasta que no he empezado a leer La última primavera. Comienza con sangre, dragones, hechizos y espadas trabadas en columnas vertebrales. Impresionante." 


Por desgracia, una serie de cambios en el sello que había publicado su primera parte hicieron que no quisieran publicarlo. Soltaron lastre, supongo que por culpa de la crisis y por unas exigencias comerciales poco realistas , y dejaron huérfanos de sus historias a todos los fans de Concepción Perea (seguimos esperando que alguien haga ver la luz al cierre de La Saga de la Ciudad de Juan Cuadra o edite la continuación de La República Pneumática de J. Valor Montero, por nombrar solo a dos de los damnificados).


Tras bregar durante año y medio, conseguimos entre la superagente Txell Torrent (de MB Agencia Literaria) y un servidor de ustedes (y Del Mal) que la grandísima editora del sello fantástico de Alianza Runas, Belén Urrutia, viajase a TerraLinde. Con las 580 páginas escritas por Concha, el fanart de Carolina Bensler (que ha terminado siendo la portada del libro) y mi ancestral técnica aprendida en el templo del fantástico, conocida como LGC, en mayo de este año vio la luz La última primavera... ¡Y con mapa desplegable a todo color!

¿Se puede leer esta segunda parte sin haber leído el primero? Pues no sé cómo lo ha conseguido Concha, pero sí. ¿Habrá continuación? Por mi parte os digo que podría escribir veinte libros más ambientados en TerraLinde y no me cansaría, pero esta novela es autoconclusiva. Pero, ¿habrá más libros de Nicasia Recorretúneles o no? Pues espero que sí, porque según la autora, si escribe algo más en ese mundo, será la precuela de lo acaecido años antes del primer libro, durante La Guerra de la Reina Durmiente, ¡¡¡Y quiero ver a Manx en acción!!!


Deja tus comentarios

Enviar un comentario como invitado

0
términos y condiciones.

Comentarios

  • No se han encontrado comentarios