Los migrantes medioambientales llegan al Celsius

 

texto SUSANA MARTÍNEZ

El escritor italiano Bruno Arpaia autor de “Algo, ahí fuera” estará hoy en el festival español de Fantasía, terror y ciencia ficción de Avilés

 

Temperaturas elevadas, lluvias torrenciales, zonas desérticas, glaciares que se desprenden... fenómenos meteorológicos imprevistos que cada día sufrimos, vemos o leemos en las noticias. Y ¿qué hacemos? Pues más bien poca cosa. Bruno Arpaia no ha querido esperar sentado a que destruyamos el planeta y ha enviado una señal de socorro y advertencia con su novela Algo, ahí fuera (Alianza). “Si no hacemos nada por combatir el cambio climático peligra la Tierra”, pero su “grito” es para decirnos que “todavía estamos a tiempo, aún hay esperanza, pero pongámonos ya a trabajar para frenarlo”.

Algo , ahí fuera es una de las novedades que se presentan hoy en el festival Celsius, que se celebra en Avilés hasta el 22 de julio y que reúne a lo mejor del género de fantasía, terror y ciencia ficción. Es una de las primeras novelas que se publican en nuestro país de lo que Dan Bloom denominó en 2010 como “climate-fiction” (Cli-fi), historias que versan sobre los efectos del cambio climático, ecoterrorismo o un futuro amenazado por los desastres naturales, que se sustentan sobre una sólida base científica.

En Algo, ahí fuera asistimos a un mundo presente, en el que los intelectuales debaten sobre los efectos del cambio climático y donde hay políticos que lo niegan e incluso ganan elecciones, y el mundo del 2040 donde riadas de gente sedienta dejan el sur para llegar al norte en busca de agua y una vida normal. En esa caravana de gente se encuentra Livio, un profesor italiano que tuvo que dejar Estados Unidos por el ambiente xenófobo que le asfixiaba para refugiarse en su Italia natal donde no encuentra nada, al contrario, lo pierde todo. Él junto a otros personajes que le acompañarán en su travesía irá en esa caravana de gente desesperada, explotada por las mafias y acosada por los habitantes de los pueblos por donde pasan. Ese andar sin cesar por las carreteras, atravesando desiertos y escondiéndose de los asaltantes que no quieren dejarlos avanzar ni que lleguen al destino, buscando “algo, que está fuera”, nos trae también a la memoria a ese padre e hijo de la genial novela La carretera, de Cormac McCarthy, que buscan un futuro más allá de sus tierras abrasadas y desoladas.

Esos migrantes medioambientales son ficticios, pero Arpaia nos recuerda que “hay 50 millones de desplazados en África huyendo de la sequía”. Y aunque en Europa notamos la presión de los refugiados, -Italia ha acogido alrededor de 150.000-, las cifras no tienen nada que ver con las que se están dando entre los países africanos. “Nigeria recibe siete millones de estos emigrantes climáticos al año”.

El cambio climático es una realidad y una amenaza para nuestra supervivencia, pero otra muy preocupante es la “desculturización”. Para este escritor y traductor al italiano de autores tales como Martínez de Pisón, Rosa Montero, Ruiz Zafón o Pérez Reverte...esta última le asusta tanto como la medioambiental, porque nos impide actuar con inteligencia. En vez de buscar soluciones, solo estamos dando como respuesta el miedo: cerrando fronteras para que no entren los “enemigos”. Como los avestruces que esconden la cabeza y piensan que están a salvo, pero como sucede en Algo, ahí fuera, cuando la levantemos nos daremos cuenta de que somos nosotros los que andamos en esa caravana buscando un futuro y todo por no haber querido levantarla antes y enfrentarnos al problema.

Deja tus comentarios

Enviar un comentario como invitado

0
términos y condiciones.

Comentarios

  • No se han encontrado comentarios