John Connolly en la portada de Librújula

 

 

Nos habla sobre sus incursiones en las profundidades del mal de su libro, “Música nocturna”

 

texto   Redacción  foto   Iván Giménez

John Connolly nos tiene acostumbrados a bordear, y zambullirse, en los pantanos de lo sobrenatural con su detective Charlie Parker. El 3 de octubre aparecerá en nuestro país Música nocturna (Tusquets), que retoma el hilo de los cuentos publicados hace unos años en un volumen titulado Nocturnos. Una buena ración de fantasmas, exorcistas, aparecidos, libros maléficos y otras sorpresas, no sabemos si del todo agradables. En una larga entrevista, Connolly (que en realidad es un tipo de lo más simpático y dicharachero) nos habla de esa querencia por traspasar las fronteras de lo lógico y sensato. Explica que no ve ninguna dificultad en incluir en una misma novela lo racional y lo irracional: “El universo en sí es mucho más extraño de lo que admite el racionalismo. Cuanto más lo descubrimos, más misterioso se nos aparece”.

Ante la cuestión de si no teme espantar a algunos lectores impresionables, echa mano de su socarronería irlandesa: “Realmente no tengo demasiado en cuenta al lector cuando escribo. No estoy administrando una democracia. Comencé sin tener lectores, y bastante escéptico sobre la posibilidad de que alguna vez tendría un editor, así que me liberé de una vez por todas con ese primer libro.”

En este número de septiembre llamamos a la puerta del ático de Brooklyn de Paul Auster, que retorna a las librerías con la que quizá sea su novela más ambiciosa: 4,3,2,1. El autor neoyorquino nos abrió la puerta para hablarnos del instinto, la predestinación o las huellas autobiográficas en su nueva novela.

El experto en literatura fantástica Antonio Torrubia traza un retrato de lo más personal de Carlos Sisí, uno de nuestros escritores más escalofriantes y también nos pone al día de la peripecia editorial de su último libro, Vienen cuando hace frío.

Hablamos con los autores de Mañana (Errata Naturae) y de Pasado Mañana (Arpa Editores). Mañana es el libro de Cyril Dion (que fue también documental cinematográfico) donde nos cuenta cómo de vapuleado tenemos el planeta con la sobre explotación agrícola, la contaminación y las energías sucias, pero a la vez nos señala cómo hay iniciativas (desde los huertos urbanos en la desolada Detroit hasta las cooperativas de aerogeneradores en Dinamarca) que muestran un camino posible para un mundo más duradero. En Pasado mañana es Bernardo Gutiérrez, periodista y activista social, quien muestra cómo también hay una camino que ya se está recorriendo en la economía colaborativa, las energías renovables y una democracia más participativa.

También miramos qué ha pasado 50 años después de la publicación de Cien años de soledad y celebramos por todo lo alto el 200 aniversario del nacimiento de Henry David Thoreau, escritor naturalista, pionero de la desobediencia civil y paseante nato: varios libros dan cuenta de su manera de ver el mundo desde su pequeña esquina de Concorde, en Massachusetts. Joe Hill –el hijo listo de Strephen King-, el boom de los libros ilustrados o el secreto nunca del todo esclarecido de la muerte de Kennedy en manos del nuevo libro de Javier García Sánchez, se entrecruzan en las páginas del número de septiembre de Librújula. Este mes estrenamos, además, nueva sección: publicaremos cada mes un texto inédito de creación literaria. Iniciamos la serie con un texto escatológico y caustico de Sergi Puertas, autor del libro de relatos Estabulario, de cuya lectura aún no nos hemos recuperado. Pasen y lean (en los mejores quioscos).

Deja tus comentarios

Enviar un comentario como invitado

0
términos y condiciones.

Comentarios

  • No se han encontrado comentarios