Barcelona, Novela Histórica: Pérez-Reverte y los sujetos de la historia

 

 

 

Texto: REDACCIÓN

Dice el dicho que la historia es maestra de vida y bajo este principio, a veces algo discutible vistos los errores repetidos a lo largo de la historia, se presenta la quinta edición del Festival Barcelona Novela Histórica, que da inicio hoy con la concesión del Premi Barcino al novelista y académico Arturo Pérez-Reverte. El jurado, compuesto por Òscar López, Care Santos, Sergi Doria, Enric Calpena y presidido por Fèlix Riera, ha querido distinguir a Pérez-Reverte por ser “uno de los pocos que”, a finales de los ochenta, “tras seguir los pasos del húsar Frederic Glúntz, tuvo claro que antes o después se despertaría la por entonces dormida novela histórica española”. Prueba inequívoca del despertar de este género, hoy uno de los que cosecha más éxito, basta ver las ventas, es la carrera novelística de Pérez-Reverte, que “ha combinado historias mayúsculas y minúsculas a lo largo de todos estos años, bajo una cuidada documentación, una pesimista y ‘galdosiana’ mirada del pasado que por derecho propio ya puede clasificarse como ‘revertiana’ y una obsesión por el lenguaje, que el autor ha adaptado siempre y cuando la divulgación lo ha exigido”. El escritor cartaginense, que acaba de publicar Eva, la segunda novela de la serie Falcó, estará mañana por la tarde en el Saló de Cent en el acto de entrega del premio, inaugurando así también las actividades del Festival, que tendrá lugar en Barcelona hasta el sábado 11 de noviembre.

“El futuro nos persigue para atrapar nuestro presente y si consigue cogerlo podrá cambiar nuestro papel en la historia y también nuestra condición humana”, apunta Félix Riera, comisario de esta edición del Festival Barcelona Novela Histórica, que en sus primeras cuatro ediciones fue comisariado por el periodista y escritor Enric Calpena. Para Riera, la novela histórica juega actualmente un papel importante puesto que, “ahora, cuando nuestra relación con el mundo está cambiando, la novela histórica nos permite observar de dónde venimos, aquello que hemos anhelado como sociedad, aquello por lo que luchamos y los aspectos de nuestra condición humana que pueden ser modificados”. Por todo ello, continua Riera, “la novela histórica, con su capacidad de recrear paisajes perdidos, nos permite adentrarnos en nuestra condición humana”. Es precisamente la condición humana el eje temático del Festival de este año, pues, como indica su comisario, el objetivo es observar cómo “solamente profundizando en la condición humana podremos entender nuestras acciones, nuestra manera de actuar, así como las ansias de venganza de libertad o de lucha por el poder. Solamente explicando la inclinación hacia la belleza y el conocimiento del emperador Adriano podremos comprender el alcance de sus conquistas; solamente conociendo el miedo a la revolución y las ansias de virtud que Robespierre y Marat fomentaron, podremos entender aquello que llegaron a hacer”. En tanto que indagación del pasado, la novela histórica tiene el reto no solo de recrear tiempos pretéritos, sino de analizar al ser humano, es decir, de comprenderlo para poder entender sus actuaciones a lo largo del tiempo. En ese sentido, la novela histórica es, ante todo, una indagación en la naturaleza -invariable-del hombre, una lectura atenta de esa condición humana que es, tanto hoy como ayer, aquello que nos define como personas interactuando con nuestro espacio y nuestro tiempo.

El primer Festival Barcelona Novela Histórica se celebró en 2013, en ocasión del Tricentenario 1714-2014. Con el título Quan la realitat nodreix la ficció [Cuando la realidad alimenta la ficción], aquella primera edición del Festival se proponía indagar en cómo la realidad ha alimentado desde siempre el mundo de la ficción y, más en concreto, cómo la historia ha sido fuente de continua inspiración para los autores literarios. Cinco años después, el interés por el papel de la ficción sigue siendo uno de los temas del Festival, si bien en esta ocasión Riera propone una aproximación más amplia, podríamos incluso decir, más universal: sin ceñirse a ninguna fecha en concreto ni encorsetarse en ningún episodio histórico, el Festival de Novela Histórica 2017 quiere preguntarse, a través de la literatura, sobre nuestro papel, el de todos nosotros, en la construcción del relato histórico. La pregunta sobre el ser humano como actor de la historia centrará gran parte de los diálogos del Festival y, de hecho, este mismo lunes 6, después de la premiación a Pérez-Reverte, Jorge Edwards y la actriz Maria Molins participarán en un diálogo de significativo título: La condición humana en la novela histórica. Reflexionar sobre quienes somos. Y, en esta misma línea, mañana, día 7 de noviembre, Pere Portabella, Marina Llansana, David Fernández y Jordi Cabré participarán en el diálogo La historia y yo. El festival se cerrará el sábado 11 con una ruta literaria por Barcelona de la mano de Martí Gironell.

Deja tus comentarios

Enviar un comentario como invitado

0
términos y condiciones.

Comentarios

  • No se han encontrado comentarios