Del asombroso viaje de un niños refugiado a una cita a ciegas vía internet

Hits: 705

Beatriz Osés y David Lozano, ganadores de la 26 edición de los premios Edebé de Literatura Infantil y juvenil

 

 

 

 

Texto: SANTIAGO BIRADO

Betariz Osés, profesora de Lengua y literatura y escritora, explica que se le hacía un nudo en la garganta cuando, después de dos años de dar vueltas a cómo contar su historia, redactó las primeras palabras de su protagonista, Omar. Y es que la de Omar es una historia difícil, pero llena de esperanza. En Soy una nuez relata cómo sus padres se quedan en el mar en el intento de llegar a una costa mejor porque le ceden el único chaleco salvavidas. Y un día, una abogada que mira hacia el jardín de su chalet ve caer del nogal a Omar. En seguida el niño trae a su vida confortable pero anodina una nueva electricidad. La burocracia pretende separarla del niño, pero ella se niega. Al fin y al cabo, ha caído de un nogal, así que es una nuez de su jardín. De esa manera encaran un juicio surrealista, plantándose Omar ante el juez y diciéndole que es una nuez. Los vecinos, apoyarán esa versión botánica llena de metáfora y sentido del humor, para perplejidad del magistrado.

En representación del jurado, la catedrática de literatura en la Universitat Autònoma de Barcelona, Teresa Colomer, afirma que “ese niño que cura a los vecinos de su soledad es un arquetipo de la inocencia y de la infancia, como un Principito”. La autora lo subraya: “Efectivamente, no se trata de la ingenuidad, sino de la inocencia”. Reconoce que el libro, sin proponérselo conscientemente, lleva una carga crítica importante: “contra la guerra y por el derecho de cualquier niño a crecer en paz y sentirse querido”.

El premio de literatura juvenil ha sido para Desconocidos, del zaragozano David Lozano, abogado y autor de la trilogía gótica La Puerta Oscura. Su novela, en la línea de un lector de más edad y más hormonas, arranca con una enigmática cita a ciegas en una hamburguesería de una estación de tren entre dos jóvenes que se han conocido por internet. Lozano señala el poderío de las redes sociales: “Yo me preguntaba si dos personas pueden enamorarse a través de internet… y pueden. De hecho, es increíble la pasión que puede despertarse a través de las redes. Y por amor se puede hacer prácticamente todo, incluso correr el riesgo de citarte con alguien  en persona del que sólo tienes referencias por una pantalla. Puedes haber estado todo el tiempo en contacto con alguien oculto tras una máscara y estar quedando una noche con un desconocido”. El escritor señala que en la inmensidad de las redes “hay muchísima gente buena, y alguna que no lo es tanto. Me llama la atención cómo hay gente que puede llevar a cabo determinados planes oscuros sin remordimiento alguno”. El segundo hilo de la novela que acabará de anudarse al principal es la aparición de un cadáver y la investigación que se lleva a cabo. Lozano afirma que “se lee para disfrutar… aunque yo lo hago matando”.

Tras 26 ediciones, la editorial Edebé se mantiene, con sus premios como mascarón de proa, como una de las editoriales que trabajan con oficio y dedicación absoluta a los lectores jóvenes de hoy, que serán el sustento de la lectura de mañana.