Las 10 historias de amor más turbulentas

Hits: 742

Cómo enfrentarse a las trampas de la pasión con los clásicos de la Literatura

 

 

 

 

Texto: SANTIAGO BIRADO

 

El camino elevado del amor está acechado de profundos precipicios. Las grandes heroínas de la literatura clásica nos advierten de algunos de los abismos de la pasión a la vez que nos proporcionan algunas de las horas de lectura más emocionantes de nuestra vida..

 

1 Quien más te quiere te hará llorar

Los amores de Sylvia de Elizabeth Gaskell

Sylvia y Kinkaid están enamorados. El primo de Elizabeth, Philip, la adora y está en silencio enamorado de ella: es una persona trabajadora, seria y sensata, más que Kinkaid. Es el yerno con el sueñan todas las madres. Kinkaid es prendido de improviso para el servicio militar obligatorio y aprovecha que está allí Philip para pedirle que diga a su prima que en cuanto acabe con esa murga de la milicia volverá para casarse con ella. Pero Philip “olvida” decírselo. Y, visto que el desastroso Kinkaid ha desaparecido, la madre de Sylvia la anima a casarse con el encantador Philip, que bebe los vientos por ella. Y Sylvia accede. Cuando regresa Kinkaid ella se da cuenta del error de su vida. Conclusión: no mires quién te quiere más a ti sino a quién quieres más tú.

 

2 Confort no es amor

·Madame Bovary de Gustave Flaubert

El doctor Bovary no es mala persona, incluso puede decirse que es un hombre abnegado y juicioso, pero más aburrido que bailar sin música. El aburrimiento la mina. Su esposa Emma tiene la cabeza llena de fantasiosos sueños de pasión y aventuras maravillosas que no encuentra en la realidad, que solo puede “vivir” a través de la lectura. Sin embargo, sus sueños, llevados a la práctica, resultan altamente decepcionantes. Y acabará muy mal. Conclusión: Mejor antes de lanzarse de cabeza a una piscina mirar si hay agua debajo.

 

3 Las etiquetas marcan a fuego

La dama de las camelias  de Alexandre Dumas

Marguerita Gautier es una mantenida que vive de sus amantes, pero sin engañar a ninguno respecto a su forma de vida. Se enamora de Armando Duval, que primero trata de apartarla de su forma de vida y luego la acepta a regañadientes (y también el dinero que ella le pasa). Duval es tan bobo que no se da cuenta del sacrificio que ella al alejarse de él hace para que su relación no perjudique a su hermana a punto de perder su enlace matrimonial con una familia de alcurnia, en una época donde la hipocresía social marca todo. Pese a que Marguerite tiene más ética que todos los demás juntos, muere en medio del desprecio social. Conclusión: a la sociedad le importa sobre todo lo que aparentas y no lo que eres.

 

 

4 El riesgo de juzgar a primera vista

·Orgullo y prejuicio  de Jane Austen

Elizabeth vive con sus hermanas pequeñas, todas ellas preocupadas por encontrar al marido ideal. Su vecino, el señor Darcy, es un aristócrata que le parece más estirado que el suelo de unos padres de familia numerosa. Ella, que tiene más carácter que sus hermanas, lo mira con una aguda desconfianza y cierta sorna. Aunque él tenga más dinero que ella no está dispuesta a dejarse amilanar por él. Está a punto de ahuyentar a Darcy, pero al final se da cuenta que bajo su aparente arrogancia hay una persona justa, bondadosa e incluso apasionada. Conclusión: las apariencias engañan.

 

 

5 Poner parches a la pasión

La regenta de Leopoldo Alas “Clarín”

Ana Ozores es una bella y apasionada mujer casada por la presión de sus tías con un hombre que ya ha cumplido los cincuenta, bondadoso y sexualmente inoperante. El nuevo confesor es un cura joven y atractivo, pero a ella le horroriza caer en la tentación con un sacerdote y para curar los ardores se echa en brazos de un zafio galán de pueblo. La cosa acaba muy mal. Conclusión: si has de lanzarte, hazlo con el original y no con la copia.

 

6  Las zonas oscuras de tu pareja

Jane Eyre de Charlotte Bronte

Jane es una huérfana que no se echa atrás fácilmente frente a la cuesta arriba de la vida para alguien en ese siglo XIX que es mujer, sin familia que la apoye y sin dinero. Trabaja para un singular caballero llamado Rochester. Entre ellos dos se van anudando los hilos del amor. Pero Rochester no le ha contado todo. De hecho, hay en esa casa un secreto terrible que ella no se espera y que hace que todo se desmorone. Conclusión: asegurarse de quién es la otra persona.

 

 

 

 

7 ¡Cuidado con el galán zalamero!

Don Juan Tenorio de José Zorrilla

Doña Inés es una novicia ingenua y llena de pasión, a punto de ordenarse monja. Pero se cruza en su camino el mismísimo Don Juan Tenorio: arquetipo de galán, espadachín y requebrador expertísimo, que colecciona conquistas como otros coleccionan bastones y ha mandado a más de treinta al cementerio en duelos que para él no son más que un deporte. Otro rival de don Juan casi tan crápula como él, lo ha retado a enamorar a una monja y en medio de ese huracán cae la pobre Inés, que no puede resistirse al magnetismo casi diabólico de don Juan. Ella se llega a enamorar de él con tanto fervor que hasta muere de pena cuando él, a punto de ser prendido por la justicia, se va con viento fresco a Italia. Conclusión: las palabras hermosas pueden llevarte a la tumba.

 

8 Cuidado con la atracción de lo prohibido

Drácula de Bram Stoker

El Conde Drácula es un hombre de modales refinados, sofisticado y con un magnetismo muy poderoso. Tiene una especial debilidad por esa zona tan erógena que es el cuello y la palabra moral no existe en su diccionario. Drácula representa la atracción del lado oscuro, de la inmortalidad al precio que sea y de las perversiones más placenteras. El precio, sin embargo, es la condena eterna a morder cuellos inocentes y sacarles hasta la última gota de sangre. Conclusión: es fácil traspasar la línea roja, pero muy difícil volver atrás.

 

 

9. La hipocresía es mala enemiga

Anna Karenina de Leon Tólstoi

Anna está casada con Karenin pero se enamora de Vronski y él la corresponde. Karenin no le concede el divorcio, sin embargo, esto no la detiene y huye junto a Vronski. Viajan juntos por Europa, pero no se adaptan, echan de menos su vida social en Rusia. Regresan y allí ella es rechazada de manera hipócrita por sus amistades de siempre al estar juntada con un hombre sin estar casada. Las infidelidades son comunes entre la clase aristocrática, demasiado acostumbrada a que los matrimonios sean de interés, sin embargo, a Anna no se le perdona su relación con Vronski: no sólo es una mujer que ha abandonado a su marido, sino que vive su nueva relación de forma abierta, sin esconderse. Esto despierta las críticas hacia ella y provoca su aislamiento, que la lleva a la desesperación. Conclusión: sé independiente y evita las relaciones sociales negativas.

10 Amores tóxicos

El crimen del Padre Amaro de Eça de Queirós

Amelia no hace caso a las advertencias de su pretendiente sobre las turbias intenciones del nuevo sacerdote llegado a la localidad, el padre Amaro. El cura la seduce y la convence de que mantener relaciones sexuales es un designio del cielo. Ella está tan obnubilada por el hábil sacerdote, dueño de una labia divina, que no se percata de su extremo cinismo. La cosa deriva hasta el precipicio. Conclusión: ojo con los malabaristas de palabras que pueden ser excelentes manipuladores.