Una edición justa y necesaria de Carmina Burana

Hits: 939

Nueva edición de Carmina Burana

 

 

 

Texto: ENRIQUE VILLAGRASA 

 

Los Carmina Burana me han perseguido desde que me conozco y los textos de Carl Orff los tengo fotocopiados y siempre a mano. De hecho cuando tenga casa propia, no la tendré nunca, pero si la tuviera o tuviese en ella se escucharía nada más entrar esa cantata sinfónico coral de Orff. Y hoy he tenido la grata sorpresa de que me ha llegado la exquisita edición que de los carmina ha hecho el profesor Francisco Rico, Carmina Burana. Cantos de goliardo y poemas de amor (Galaxia Gutenberg), antología en versión bilingüe latín-español, con apéndice sobre Los textos de Orff por Miguel Requena. Y esta mañana paseando por Tarraco con el erudito en Cervantes y su Quijote Emilio Pascual y el profesor y poeta Juan Carlos Elijas y tras visitar la librería anticuaria Catedral les he hablado de esta edición de Rico. Y en palabras del poeta Pere Gimferrer, en la cubierta posterior del libro, esta edición cumple la muy necesaria misión de hacer accesible al público lector una amplia muestra de la poesía de los goliardos. Antología regida por un criterio de selección que atiende a escoger, junto a las indiscutibles piezas centrales, aquellas que más registran el tono jubilosamente erótico y exultante que tanto abunda en este cancionero: “Ni de estirpe ni de rostro/ ni de vestido son viles,/ y sí jóvenes de años y talante./ Pero hay algo que las diferencia/ y las enfrenta un tanto,/ porque a una le gusta un clérigo/ y a la otra un caballero.”

 

De impecable hechura es la Invitación a la lectura de los Carmina Burana introito del libro, de una treintena de páginas, donde además de darnos cuenta de los inicios en el siglo XIII de estos poemas y canciones, satíricas o no sí siempre divertidas, hasta las voces y ecos de los siglos de España. Además cuenta con una nota sobre los Carmina Burana y fechas de publicación de los mismos y también las vicisitudes acaecidas a su anterior antología de Carmina Burana, con doble seudónimo, para el prologuista y el traductor. Nota curiosa e interesante, pues no solo Cervantes sufría copias de su Quijote. En el caso de Rico y tras la pertinente denuncia penal llegó a buen puerto la causa. Tal vez algún goliardo actual (no es un reto, poetas Ramón García Mateos y Juan Lopez-Carrillo) pudiera escribir canción de fina burla sobre el delito contra la propiedad intelectual, digo. A estas alturas y más con esta señera y pedagógica antología y Google a un dedo no hace falta explicar qué son ni los carmina ni los goliardos; pero sí que les propongo leer esta edición justa y necesaria del académico Rico para que gocen y se diviertan; e igual los tuits y demás escritos en las redes sociales tras esta su lectura tendrán otro color y otro calor:

 

“Mientras floreció la juventud,

cupo y plugo/ hacer mi antojo,

a voluntad

campar, por cumplir

el placer de la carne.”

 

 

No cabe duda de que el tiempo actual, de tanta incertidumbre, es el adecuado para (re)leer esta selección de los Carmina Burana, pues en ellos además encontraremos versos que dan que pensar y no poco:

 

 

“Algunos poetas

evitan los lugares públicos

y eligen las secretas

moradas de sus escondrijos:

estudian, se afanan, velan,

trabajan no poco

y al fin a duras penas pueden

producir alguna obra insigne.”

 

Una última cosa, si los cantos han estado al cuidado de Francisco Rico, de la edición y mimo en Galaxia Gutenberg se ha encargado el poeta Jordi Doce:

 

“De un nuevo fuego

de amor maltrecha,

mi alma, que antes

no sabía de tal,

ahora confiesa

cierto el proverbio: "Donde hay amor,

hay penar”.