Poesía subversiva

Hits: 903

"El verso por asalto" o cuando la poesía es subversiva

 

 

 

Texto: ENRIQUE VILLAGRASA

La poesía es anticapitalista, crítica y combativa o no es, como los buenos amigos: a esta conclusión podemos llegar, más menos, tras leer El verso por asalto. Poesía, desobediencia y construcción antagonista (Tierradenadie), con textos de James Scully, Alberto García-Teresa, Isaac Lourido, María Ángeles Maeso, Adriana E. Ramírez, Jazmina Fuentes Moreno, Jorge Riechmann, Adrianne Rich, Daniel Salgado, Iulia Militaru y Antonio Orihuela, con presentación, procedencia original de los textos, fichas bibliográficas de autores y traductores y edición de Alberto García-Teresa.

Estamos ante un florilegio de once textos teóricos escritos por expertos estudiosos y conocedores de la poesía y sus ecos, pero también de la sociedad y sus condicionamientos: filólogos, poetas, profesores, con amplia bibliografía utilizada en los mismos, que bisturí en mano se adentran en los músculos de la otra poesía actual, esta poesía disidente si se quiere: “El término ‘poesía política’ queda reservado pues a la creación que va en contra de la corriente ideológica dominante. Se refiere solo a la poesía que muestra un cierto tipo de actitud política. Si tuviéramos que usar una expresión más honesta, podríamos llamarla ‘poesía disidente’ porque eso es lo que es: la poesía de la disidencia política”, afirma el poeta norteamericano James Scully, (traducción del inglés de Rocío Nogales Muriel)

A lo largo del libro, siguiendo el orden marcado por el índice, el lector de este interesante volumen encontrará los siguientes ensayos, todos ellos dignos de atención: Observaciones en torno a la poesía política (Extractos de una charla) a El traje nuevo del emperador: endogamia, nepotismo, clientelismo, ídolos y mitos en la trastienda de la poesía española contemporánea; pasando por Poesía y antagonismo. Por una práctica poética de cuestionamiento y confrontación; Espacios que se crean, revelaciones que transitan: Enumeraciones entorno a poesía y antagonismo; Poesía de la crisis; ¿Qué significa ser poeta frente a la violencia? De cuerpos negros, metáforas y luto; Girl power, apropiaciones y silencios: reflexiones sobre poesía y feminismos; Para seguir siendo humanos en un mundo irrespirable -y quizá llegar a despertar; Artes de lo posible; Hay cuchillos en la almohada; y El documento como texto literario o sobre la función política de la literatura.

¡Ahí es nada! Basta leer los títulos de trabajos de los distintos autores que participan en El verso por asalto para observar que todos los textos aquí reunidos tratan de dar respuesta a muchas preguntas, todas esenciales, sobre el hecho poético. Según palabras del poeta y ensayista Antonio Orihuela, uno de los autores de esta compilación, “nuestro mayor logro es saber que todo esto comienza a abrirse paso, de forma fragmentaria, imperfecta e intermitente, y, desde luego, en un contexto político, económico y mediático tremendamente hostil, que hace aún más hermosa nuestra empresa de crear y extender los espacios temporales, difusos o permanentes, donde vivir la utopía de los pies negros, de los pequeños, de los precarios, de los desvergonzados, de los hijos de mala madre, de los que quieren ver, de los que se atreven a denunciar las desnudes del Imperio y no le temen a la verdad.”

Todo persona que a este libro se acerque encontrará reflexiones de enjundia, desde distintas geografías y paisanajes, culturas, que saben de la poesía y sus circunstancias desde diversas ópticas; pero, con un gozne o una bisagra común la poesía y esta entendida como resistencia, de ser y estar en la trinchera del día a día. A mí me gustan estos textos por que están escritos con valentía y libertad, ante la barbaridad del neoliberalismo arrogante, vanidoso y prepotente; ante la cultura patriarcal judeo-cristina que nos ha tocado vivir; ante la destrucción del medioambiente de estos fanáticos del petróleo y de sus armas. “Ellos, los filisteos que lo establecen, pueden mentir. La poesía no”. apunta la poeta y docente de lengua y literatura española Maria Ángeles Maeso.

El lector de este libro se enfrentará en estas páginas a propuestas que contestan el pensamiento único que manda y navega por doquier, hasta en la esquina del verso. Todas las propuestas aquí reunidas son tan válidas como otras, sin embargo, será el lector cómplice el que aceptará su validez, el que, a fin de cuentas, les dará sentido más allá de la palabra escrita. Los lectores no perderán nada al dedicar su tiempo a la lectura de estos textos, al revés, ganarán espíritu crítico, que no se vende ni se puede comprar. Lanzarse a estas lecturas es respirar otro aire, más puro, menos contaminado, con libertad más creativa y con planteamientos señeros y singulares; pues tal vez, no sea la mejor sociedad esta de la violencia y la opresión, esta sociedad del miedo, esta sociedad neoliberal que todo lo quiere y todo lo puede. Y para eso ya está la iglesia católica con sus palios. Que bien vienen aquí aquellos versos de don Antonio Machado, que tan oportunamente recoge Riechmann en su artículo: “Tras el vivir y el soñar/ está lo que más importa:/ despertar”.

Recomendable es su lectura, pero el lector debe ser también consciente que esta lectura puede hacer tambalear sus cimientos, puesto que estamos delante de ensayos valientes y críticos, de ensayos que en su gesto contestatario y reflexivo evocan inevitablemente las palabras del poeta Alberto García-Teresa: “Porque no basta con poemas que sean cerillas. Hay que apostar por una estrategia de fricción para que prendan”.