La crítica a debate en Zaragoza

Hits: 1155

En Zaragoza se celebró el Seminario de Crítica y Contracrítica. Comunicación cultural en España

 

 

 

Texto: ENRIQUE VILLAGRASA

 

 La reciente participación en el Seminario de Crítica y Contracrítica. Comunicación cultural en España, llevado a cabo en el Instituto Aragonés de Arte y Cultura Contemporánea IAACC Pablo Serrano, con ponentes de la talla y sabiduría de Martín López-Vega, Desirée de Fez, Óscar López, Javier Losilla, Javier Lostalé, Antón Castro, Fran G. Matute, Remedios Zafra, Constantino Bértolo, Javier García Rodríguez, Antonio Méndez Rubio, Manuel Ortuño, Héctor Moret Cosos, Antonio Pérez Lasheras, José Ángel Sánchez Ibáñez, Vicente Luis Mora, Sara Mesa, Jenaro Talens, Isa Calderón, Laura Más Jiménez, Andrea Izquierdo, Jesús Marchamalo, Miguel Mena, Gabriel Sopeña, Paula Ortiz, Javier Ocaña, Ana Segura, Maica Rivera, José Ángel Blesa,  Pepe Verón, Adrián Flor, María Angulo, Dani Monserrat y Yolanda Ortiz entre otros; y con poetas como Sergio Gómez, Elisa Berna, Miguel Carcasona, María Pérez Collados, Pablo Macías Partida y el músico Pedro Rojas-Ogáyar, me ha hecho recordar un par de reconocidos libros, pero olvidados, muy olvidados y si bien uno fue publicado hace una veintena de años, por la Unión de Escritores del País Valenciano, Poesía y poder (1997) del Colectivo Alicia Bajo Cero, el otro es de hace tres años solamente, La otra mirada. Literatura española, ¿crimen o suicidio? (Carena), de Pedro Rodríguez Pacheco (Sevilla, 1941), quien precisamente señala que: “Cuando hablo de crítica me refiero a otra cosa: al juicio ponderado, solvente, sabio, objetivo, riguroso, profesional…”

De La otra mirada, se puede decir que es un ensayo crítico diferente, publicado en octubre de 2015 y que debería ser de obligada lectura en para los estudiantes de Filología y para todo aquel que esté interesado en la poesía y la literatura española, del que destaca el rigor del estudio y el talante para plantear un debate abierto referido al estado de nuestra literatura. Donde se muestran las bases por las cuales la literatura está en paro; además, el autor en su osadía pergeña cuáles son las causas que lo han motivado. La exquisita capacidad analítica del autor sevillano, junto a su gran experiencia como crítico, poeta y profesor, son suficientes para considerar en su justa y necesaria medida el quehacer expuesto en este libro. Que no debe quedar en el cajón del olvido.

No dejen de leerlo, se explicarán muchas cosas de la literatura y del mundillo literario. El autor ponen nombres y apellidos a los autores y sus relaciones con el poder establecido, desde 1940 a 2010, más menos. “En 1996 tenía terminado este estudio, sus 13 capítulos y el epílogo… (…) entre 2013 y el 2014 el texto que el lector tiene en sus manos estaba puesto al día. (…) Estamos en el 2015, todos mis conflictivos vaticinios se han cumplido… La situación patética –generalizando- de la literatura española actual, su falta de originalidad, su mediocre constitución ¿ha sido crimen o suicido?”  afirmó Pedro RodríguezPor cierto, si quieren desempolvar las páginas de Poesía y poder, pueden también, aunque recuerden que lo que perseguía aquel colectivo era fomentar el debate, en la esperanza de que algo se moviese de sitio; pero, para nada y encima salieron trasquilados. Este ensayo, si lo recuerdan, recoge una serie de trabajos realizados en aquellos años por lo componentes del colectivo Alicia Bajo Cero, desde la preocupación, o mejor dicho desde la necesidad de hacerle preguntas a la llamada última poesía española, corrían los finales de los 90, y todavía seguimos igual. Dado que siguen con las mismas implicaciones ideológicas y políticas en sentido amplio. Y hablando con Antonio Méndez, en Zaragoza, recordaba que en su momento, fue para ellos un ejercicio de crítica, que intentaba ser abierto y no dogmático. Este colectivo no fue ningún enemigo público y sus planteamientos son hoy tan válidos como lo fueron ayer. ¡No lo olviden, pues poco o nada hemos avanzado! Y le queda la menor duda a nadie, la crítica es hoy más necesaria que ayer, en aras del pensamiento y de la proyección de futuro; aunque a uno opina que el pensamiento crítico está agotado. El tiempo dará o quitará razón, si queda reflexión y pensamiento.

El encuentro de Zaragoza fue organizado por la Dirección General de Cultura y Patrimonio del Gobierno de Aragón en colaboración con la Asociación de Revistas Culturales de España (arce). ¡Que no se diga!