Irene Solà: arte y literatura en el Premi Llibre de Anagrama

Hits: 1428

La artistas y escritora catalana Irene Solà gana la cuarta edición del Premi Llibre Anagrama de novel.la con Canto jo i la muntanya balla

 

 

 

La artistas y escritora catalana Irene Solà gana la cuarta edición del Premi Llibre Anagrama de novel.la con Canto jo i la muntanya balla

 

Texto: ANNA MARÍA IGLESIA

Foto: ANAGRAMA

 

“El libro de Irene Solà engancha a través de una combinación de intensidad y talento y de una gran irreverencia y atrevimiento a la hora de utilizar la tradición para ponerla al servicio de un planteamiento literario moderno”. Con estas palabras tan elogiosas Sergi Pàmies, uno de los miembros del jurado del Premio Llibres Anagrama de novel.la, describía esta mañana Canto jo i la muntanya balla, novela con la que la escritora Irene Solà se hace con el galardón que llega este año a su cuarta edición. Hace tres años, en 2016, la editorial barcelonesa fundada por Jorge Herralde hace ahora cincuenta años fundó el Premi Llibres Anagrama de novel.la, un galardón con la que la editorial quería premiar obras narrativas en lengua catalana. Tras el Premio Herralde de novela y el Premio Anagrama de ensayo, la editorial de Herralde, hoy capitaneada por la editora Silvia Sesé, quiso apostar por la literatura contemporánea en catalán, incorporando a través de dicho galardón nuevas firmas para su catálogo. En 2016, Albert Forns se alzaba con el galardón con su novela Jambalaia; el año siguiente, la escritora y traductora Tina Vallès se hacía merecedora del premio con La memòria de l’arbre, una novela de la que el crítico y profesor universitario Francesco Ardolino destacaba el dominio y la riqueza lingüística: Vallès, escribía Ardolino, “consigue adaptar la lengua a los personajes, caracterizarlos sin parodiarlos, e insuflar sus relatos ... con un aliento de vida que invita a la participación emotiva”. El galardón llegó a su tercera edición con Llucia Ramis y Les possessions, una novela, en palabras del escritor y crítico Carlos Zanón, “sobre un mundo con héroes fuera de época, cansados y derrotados que luchan contra gigantes cuando creían que eran molinos de viento, ya sea un vecino y su muro, el periodismo o el amor”.

Nacida en Malla en 1990, Irene Solà consigue el Premi Llibre Anagrama de novel.la con su tercer libro publicado. Poeta, narradora y crítica literaria en el suplemento La Llança de El nacional dirigido por Joan Safont, Irene Solà publicó en 2012 el poemario Bèstia, con el cual ganó el Premi Amadeu Oller para poetas inéditos y en 2018, es decir, hace apenas un año en la editorial de Eugènia Broggi, L’altra editorial, la novela Els dics, que tuvo una excelente acogida por parte de la crítica y con la que consiguió el Premi Documenta 2017. Els dics, comentaba en su crítica para El País Ponç Puigdevall “es una novela de una vitalidad extrema sobre las ganas de vivir y sobre la ilusión del amor, sobre la complejidad de hacerse mayores y tener que tomar decisiones y hacer planes de futuro, sobre la necesidad de ser lo que se quiere ser aunque no se sepa con exactitud qué significa esto”. Por su parte, Canto jo i la muntanya balla está ambientada en una zona de montaña entre Camprodon i Prats de Molló, un lugar con tintes mitológicos, donde pervive la memoria de siglos de lucha por y para la supervivencia, de guerras fratricidas y persecuciones provocadas por el fanatismo más irracional. Ahí, en este lugar, se desarrolla la historia de Sió, que tras la muerte del poeta Domènec, tiene que hacerse cargo de los pequeños Mía y Hilari, sintiéndose desconcertada, sola e incapaz sin la presencia del poeta. Junto a todos ellos está Dolceta, que, entre risas, cuenta la historia de cuatro mujeres que fueron ahorcadas tras ser acusadas por brujería. Con una clara influencia de Víctor Català y de Mercè Rodoreda -sobre todo de la Rodoreda de La muerte y la primavera, recientemente publicada en traducción castellana por Club editor- la novela de Solà “es un viaje desde la unidad de espacio por un tiempo pluridimensional. Como Here, de Richard McGuire, pero a través de las palabras”, comenta Mita Casacuberta, que este año forma parte también del jurado, formado, además, por el ya mencionado Sergi Pàmies, Guillem Gisbert, Inma Monsó y las editoras Isabel Obiols y Silvia Sesé.

Licenciada en bellas artes y con un màster por la universidad de Sussex, Irene Solà no solo ha expuesto sus obras en el CCCB, en la Whitechapel Gallery y Jerwood Arts Centre de Londres o en el Bòlit de Girona, sino que ha publicado distintos textos en revistas como Granta, The Lighthouse Literary Journal o Time Out. Con el Premi Llibre Anagrama de novel.la, dotado en 6000€, la artista y escritora se consagra como una de las voces más destacadas de las letras en catalán. De premio en premio, Solà, que no acudió a la entrega del premio por estar actualmente en Hanoi, se ha ido consagrando con su trabajo literario y artístico. Muy posiblemente la atención e interés que despertó con Els dics aumentará con Canto jo i la muntanya balla, una novela con la que la autora parece situarse en la estela de dos de las más grandes autoras de la literatura en catalán: Mercè Rodoreda y Víctor Català.