Prohibido leer después del anochecer

Hits: 675

El hambre, la nueva novela de Alma Katsu, llega hoy a las librerías

 

 

 

 

Texto: ANTONIO TORRUBIA

 

Muy, muy turbadora y adictiva. No es recomendable leerla después del anochecer. Eso dice Stephen King de la nueva novela de Alma Katsu, El hambre. Y sabe de lo que habla, ya que en su novela El resplandor encontramos el siguiente párrafo mientras Wendy rememora cuando Jack conduce entre las Montañas Rocosas en dirección al Hotel Overlook: “Recordó que más al oeste, en Sierra Nevada, se quedó aislado por la nieve el grupo Donner, y tuvieron que recurrir al canibalismo para sobrevivir. Sin duda las montañas no perdonaban errores.”*

La acción de El hambre nos traslada a mayo de 1846, momento en el que partió La expedición Donner de Missouri a California. Tomaron una nueva ruta que cruzaba el desierto del Gran Lago Salado y ese invierno se encontraron atrapados en Sierra Nevada debido a las dificultades del terreno y a una serie de contratiempos. Cuando los pudieron rescatar en febrero del año siguiente muchos integrantes de la caravana habían muerto y se supone que los que quedaban vivos lo habían logrado gracias al canibalismo. Alma Katsu toma este legendario episodio del Oeste americano y lo recrea dándole un giro especial. La caravana no solo se enfrenta al frío, a la pérdida del ganado, que muere sin poderse mover en la nieve, a la falta de provisiones, a las rencillas entre sus miembros… si no que el bosque se empieza a llenar de criaturas que les acechan.

Joanne Harris, autora de Chocolate y El evangelio según Loki, comentaba que la novela se cimenta en descripciones excelentes, una caracterización distintiva, detalles absolutamente ominosos, pero que siempre se contienen en el último momento para aumentar la tensión más aún. Y como bien apunta John Langan (autor de El pescador) en la prestigiosa revista Locus**, “la narración de la caravana con rumbo al Oeste, cuyos miembros se quedaron varados en las montañas de Sierra Nevada por las nieves invernales, sin apenas víveres y recurriendo incluso al canibalismo de los cadáveres para sobrevivir, está entre las más notorias de la expansión estadounidense. De una manera especialmente cruda, ilustra los desafíos inesperados que a los que se enfrentarían los colonos y las horribles soluciones a las que se verían obligados a recurrir para superarlos. Es una pesadilla que complementa la plétora de imágenes triunfalistas, novelas y películas que celebran la historia de los hombres y mujeres que poblaron el Oeste americano, con restos de sus compañeros colonos entre los dientes(...).

Portada El HambreEn las algo menos de trescientas cincuenta páginas de El hambre, publicada por Alianza Runas y traducida por Natalia Cervera, nos encontramos una historia muy bien narrada, que separa la acción mes a mes y nos deja algunos flashbacks de los personajes que enriquecen la historia hasta un final que nos dejará pensando largamente sobre él. La puesta en escena recordará levemente a El terror de Dan Simmons, situada en 1847 y ambientada en otro caso real dónde 129 exploradores perdieron la vida en el Ártico, conocida como La expedición perdida de Franklin y que fue editada por Roca y adaptada a televisión por la cadena AMC en 2018.

Alma Katsu durante muchos años ha sido analista de información de inteligencia para varios organismos estadounidenses, particularmente sobre cuestiones de tecnología, realizó el máster de escritura de la Universidad Johns Hopkins, asistió a la Squaw Valley Community of Writers y ha colaborado con Publisher Weekly y The Huffington Post.  Como nos dice la propia autora al explicar cómo se adentró en su novela, “El hambre se desarrolla en un momento verdaderamente interesante de la historia americana: la emigración al Oeste, así que están todos los conflictos que se produjeron con los nativos americanos y también con México. Está la cuestión de la libertad religiosa; los mormones constituían una parte importante de la migración, y eso también se refleja en la novela. Pero los lectores no deberían pensar que están ante la narración de la expedición Donner sin más. Se trata de reimaginar un acontecimiento histórico a fin de contar un relato diferente”.

*Está al poco de iniciarse el capítulo 8, Vista panorámica del Overlook.Incluso en la adaptación a cargo de Stanley Kubrick transformó este pensamiento en un diálogo entre Wendy Torrance y Jack justo al principio de la película https://www.youtube.com/watch?v=8RJm4iynxU0

**Extracto publicado en https://locusmag.com/2018/05/john-langan-reviews-the-hunger-by-alma-katsu-and-the-teardrop-method-by-simon-avery/