Maria-Mercè Marçal: un legado irrepetible

Hits: 608

La ACEC organiza dos jornadas dedicadas al legado y la obra de Maria-Mercè Marçal

 

 

 

Texto: REDACCIÓN

 

“A l’atzar agraeixo tres dons: haver nascut dona, /de classe baixa i nació oprimida. / I el tèrbol atzur de ser tres voltes rebel”, dice Divisa, uno de los poemas más emblemáticos de la poeta nacida en Ibars d’Urgell en 1952. Se han cumplido veinte años desde que Maria-Mercè Marçal falleciera prematuramente a causa de un cáncer, veinte años en los que su legado en las letras catalanas es indiscutible. Figura clave de la poesía y el ensayo en catalán de la segunda mitad del XX, Maria-Mercè Marçal es, en palabras de David Castillo, presidente de la ACEC, “un referente para la literatura catalana, pero también para el feminismo, para la literatura de género y la acción cívica”. La reciente reedición de su única novela, La passió segons Renée Vivien, por parte de la editorial Proa y la publicación en marzo de 2017 de la primera biografía de la autora subrayan no solo la vigencia de la escritora, sino la voluntad de no perder un legado que se hace indispensable para comprender, como señala Lluïsa Julià, la historia de un país y de su cultura. En efecto, Julià, biógrafa de la poeta, señala en la contracubierta de Maria-Mercè Marçal. Una vida, que el objetivo del libro “es mostrar toda la dimensión humana de Marçal y su relación con la poesía, el feminismo, la política y el país.”

Licenciada en Filología clásica, desde muy joven se movió en los círculos políticos antifranquistas y frecuentó el círculo artístico-literario en torno a Joan Brossa y Antoni Tàpies. Sin embargo, tardó en publicar, no fue hasta 1977, un año después de separarse de su marido, Ramon Pinyol, cuando vio publicado su primer poemario, Cau de llunes, con el cual ganó el Premio Carles Riba. Por entonces, comenzó también su activismo político: formó parte de las listas de PSAN, donde permaneció hasta 1980, cuando, tras la escisión, comenzó a militar en Nacionalistes d’esquerra. Su activismo estuvo siempre relacionado con los ideales feministas, que expresaba también a través de sus versos. Agradecía haber nacido mujer y desde esta condición defendía la libertad de las mujeres, una libertad que no solo debía plasmarse en la vida pública, sino también la vida íntima. “Soc partidària de contestar que sí, que existeix una literatura de dones, gairebé per una raó política. Normalment, quan es parla de literatura, sembla que sigui secundari si hi ha dones o no. Si es fa una antologia de poesia catalana del segle XX, hi fiquen uns quants senyors i potser, amb sort, una senyora. Ser dona significa tenir un punt de vista diferent. Tenim un cos diferent, una història diferent i una situació objectivament diferent”, afirmaba Marçal en 1995 en una larga entrevista con Eva Piquer. El yo femenino siempre estuvo en el centro de su poesía, escribió a partir de ese yo, lo construó y lo reivindicó

El deseo, el libre deseo, de la mujer fue otro de los temas centrales de su poesía, algo que queda especialmente en el poemario Terra de mai, donde se adentra en el deseo y el amor entre dos mujeres. Considerado uno de los primeros poemarios en catalán en abordar la temática lésbica, Terra de mai es un libro que, más allá de toda etiqueta, destaca por la experimentación lingüística y formal llevada a cabo por la autora, que en los quinces poemas ahí reunidos recurre a la sextina, considerada una de las formas poéticas más complejas. Terra de mai es, además, un libro sobre la libertad más allá de los códigos sociales y morales, de una libertad por la que luchó la propia Marçal, cuya obra está profundamente vivencial. Escribió desde la experiencia, transformando el yo en un nosotras.

“ D’estimar-te se’m trenca la veu i la geniva.

Se m’aviven les dents i el foc de les pestanyes.

Hi ha mil petites boques al teu cos que se’m xuclen.

Hi ha el cargol mariner de l’orella, i el bec

del sexe, que estarrufa les plomes i que em repta.

La balma de la llengua, els congosts entre llunes...

Hi ha els teus dits, de les mans i dels peus, vianants

Que truquen a la porta, i els meus llavis els obren”

Hoy martes, la ACEC organiza dos jornadas dedicadas a la memoria y al legado de la poeta; Ramon Balash i Miquel de Palol abrirán estas jornadas con una conversación en torno a la influencia de Marçal en la poesía actual, jornadas que seguirán con una conferencia a cargo de Lluïsa Julià sobre la obra poética de la autora de Cau de llunes y que se cerrarán con la intervención de Heura Marçal, hija de la poeta.