La vida es más divertida con ironía

Hits: 608

 

texto ENRIQUE VILLAGRASA  foto JAUME PALAU

Jaume Palau presenta sus aforismos en una muy especial “Casa de citas”.

El diccionario de la lengua española de la Real Academia define “casa de citas” como casa en que se facilita, clandestinamente, y por precio, habitación para las relaciones sexuales. Y algo de todo esto hay en el espléndido libro Casa de citas de Jaume Palau i Banús (Tarragona, 1958), pues uno queda más turbado de lo que estaba al finalizar su lectura. Seguro que no era esta la intención de Palau, igual sí, pues estos fragmentos literarios, 69 nada más y nada menos, son pensamientos, citas, con más o menos calado, donde se mezcla de forma artesanal la emoción del sentimiento y la fertilidad de la palabra. Acercándose a aquel credo de don Miguel de Unamuno: piensa el sentimiento, siente el pensamiento.

Jaume Palau es autor, entre otros, del libro de relatos Pájaros de niebla (Silva, 2017), con inteligente prólogo del poeta y profesor Juan Carlos Elijas, donde la belleza y la concisión tienen la capacidad de trasmitir emoción a raudales, con economía de lenguaje. ¡Todo un logro literario!

Pues bien, en esta casa hay muy diversos trabajos artísticos o ilustraciones varias que acompañan caballerosamente a estos latigazos cerebrales, pues algo de eso tienen los breves textos, aforismos, escritos en tres idiomas: catalán, castellano e inglés: “No se hizo el destino del hombre para andar entre rieles”. Y tanto las fotografías como las ilustraciones, dibujos o cuadros, son de artistas amigos del autor. Al igual que el prólogo, Disparos que insuflan vida, de Ferran Gerhard, un escritor con gran retranca en sus textos. Por las páginas de este cuidado libro-objeto (tengo el 57/155), desfilan los trabajos de Pep Escoda, Francesc Roig, Jordi Abelló, Antonio Luque, James White, Màrius Masip, Juan Carlos Lozano, Fidel Solé, Antonio Alcacer y Josep M. Roselló. Y una especie de epílogo, diríase, de cómo se ha confeccionado el libro, que está firmado por Màrius Domingo. ¡Todo un lujo! Cabe apuntar que todo son hombres, pues antiguamente a las casas de citas, que yo sepa, solo iban ellos. Hoy creo que a esta casa de Palau es justo y necesario que se acerquen también las mujeres: “Tenemos que hacer de nuestros días lo mismo que el mar hace con las olas: esta espléndida hazaña de no repetirse nunca”.

Así pues, este libro es, no lo duden, de cabecera, para tener en la mesita de noche de su dormitorio, además de delatarle como persona lectora y quedar bien ante sus visitas, le servirá para leer un adagio cada noche antes de dormir. Es, además, un lienzo donde la palabra y la imagen, fotografías y dibujos, están asombrosamente imbricadas. Un maravilloso regalo que no le defraudará. Aunque sigo pensando que los aforismos, como los haikus, están sobrevalorados, pues estas sentencias más o menos breves desde que el mundo es mundo están en el sentir de la calle, solo hay que poner oído: refranero aparte.

Pero no quiero terminar este texto sin explicar que estos fragmentos literarios de Jaume Palau son singulares paisajes susceptibles de ser contemplados, pues las imágenes que nos presentan han sido escritas al dictado de la realidad, surgida en y por la imaginación del propio autor. Por eso, estos finos textos me recuerdan a los cuadros, cada vez que los leo, me gustan, me sorprenden, me conmueven. Unos si me acerco y otros si me alejo. Es una buena cosa esta casa de citas, y demasiado actual, pues toca todos los palos: “La competitividad suele ser la implantación, por parte del poder, de la injusticia justificándola en la economía”.