La Institución Libre de Enseñanza inspira el turismo cultural

Hits: 573

“Capitales del Mundo”, la nueva propuesta de la Factoría Cultural Martínez

 

Viajes1

 

 

Texto: REDACCIÓN

 

Quedan lejos los tiempos en que no se viajaba sólo por placer sino también por afán de aprendizaje, como el clásico gran tour de los jóvenes estudiantes anglosajones por la Europa de la primera mitad del siglo XX o los viajes pedagógicos organizados por la Institución Libre de Enseñanza, que trató de fundar en España una docencia que iluminara un país a oscuras. En los últimos años, sin embargo, los tour operadores se han percatado de que la cultura también puede ser parte del negocio turístico y vemos aparecer con alguna frecuencia la etiqueta “turismo cultural”.

 Turismo de bañador y chanclas, de despedidas de solteros, de borracheras y discotecas, de centros vacacionales con todo incluido, … y de turismo cultural. Pero ¿qué significa turismo cultural? ¿Subirnos a un autobús que nos lleva a visitar a toque de pito los monumentos? ¿Contratar un free tours y pasearnos por la ciudad en grupo peleándonos para escuchar las explicaciones? Esta última opción es la que últimamente encontramos más a menudo cuando visitamos las grandes ciudades, lo que, entre otras cosas, ha llevado a los guías oficiales a convocar una huelga para denunciar el intrusismo y la competencia desleal.  Hemos preguntado el porqué del éxito de estos tours a varios usuarios y nos han contestado: “tenemos poco tiempo y es muy útil que un guía nos explique y nos lleve por los lugares más importantes del lugar a precios asequibles”.

La forma de viajar tiene mucho que ver con nuestra manera de vivir actual. Las tarifas económicas de avión han contribuido también a imprimir esa velocidad del día a día en el viaje. Ahora nos trasladamos a la otra punta del mundo en un par de días y apuntamos como si de un pasaporte se tratase el sello de “visto”, y a por otro destino. Esta manera de viajar en la que el turista no tiene tiempo que perder y tampoco demasiado tiempo para prepararse su visita choca con la esencia del turismo cultural. Inés García-Albi, que no viene del mundo de los tour-operadores sino del periodismo cultural. Ella es un ejemplo de la idea de volver a unir viaje y afán de conocimiento. Como coordinadora de los viajes culturales de Factoría Cultural Martínez, nos comenta “Justo ahora me estoy leyendo la historia del crucero universitario que organizaron los de la Institución Libre de Enseñanza y otros... ¿te imaginas ser estudiante de arqueología y que te lleven de crucero por todo el mediterráneo con los profesores, viendo sobre el terreno lo que te interesa? A mí siempre me ha parecido de cajón. SI estudias ciencias naturales, nada como la observación de la naturaleza”. Este es el espíritu que les ha guiado a la hora de organizar “Capitales del mundo”, una propuesta de turismo cultural en la que el viaje se prepara a conciencia y donde el viajante sabe y conoce el lugar antes de visitarlo. Cada trimestre, durante 10 lunes, se prepara cada viaje con varios expertos en Literatura, Cine, Arte, Pensamiento y Música con los que se profundiza en la época y el país elegido y como colofón se visita el lugar. Para este curso 2019-2020 plantea propuestas como: Viena en entreguerras; Nápoles, capital del arte; Madrid, La edad de plata…

El binomio cultura y turismo funciona y su peso en la economía, según datos del Anuario de Estadísticas Culturales 2018, es considerable. En 2016, la aportación del sector cultural al PIB español se cifró en el 2,5%, ascendiendo al 3,3% si consideramos el conjunto de actividades económicas vinculadas a la propiedad intelectual. Si a esta actividad le sumamos las cifras astronómicas que mueve el turismo: 178.000 millones de euros a la economía española en 2018, es decir, según datos del Consejo Mundial de Viajes y Turismo, un 14,6 % del PIB nacional, el éxito está asegurado. Ahora solo falta encontrar la fórmula más interesante y sostenible para que el viaje sea un placer y un aprendizaje y no una carrera de obstáculos.