Belleza y pluralidad poética pluscuamperfecta en el amor

Hits: 1253

La editorial Trotta publica Poesía Completa de Ernesto Cardenal

.

 

Cardenal

 

Texto: ENRIQUE VILLAGRASA Foto: TROTTA

El solsticio de invierno ha llegado y con él bella poesía para pasar el invierno camino de la primavera. Será un invierno duro, poéticamente hablando, quedan pocos hombres y mujeres poetas y demasiados y demasiadas versificadoras a renglón partido. Pero, no nos hagamos mala sangre, que si el año pasado conocíamos la Poesía reunida (Alfaguara) del chileno Roberto Bolaño (1953-2003) este año nos ha traído la Poesía completa (Trotta) de Ernesto Cardenal (Granada, Nicaragua, 1925), con edición e inteligente y pedagógico estudio preliminar de la profesora y poeta María Ángeles Pérez López y palabras finales de la poeta nicaragüense Luz Marina Acosta: “Hoy estamos ante el místico cósmico. Un místico que no se cansa de cantar al amor”.

Unas 1.100 páginas de belleza y también de dura poesía, de una pluralidad pluscuamperfecta, que no a todos gusta; pero ahí están, para que juzgue la persona lectora. Si todo o casi todo es poesía, según la mirada, esta es toda una vida de y con la poesía: toda la vida del poeta, que el próximo día 20 de enero cumplirá 95 años en paz y bien, ahora: ya que el Papa Francisco levantó la suspensión canónica que pesaba sobre él. ¡Justicia poética, diríase! El padre Cardenal había sido suspendido a divinis por Juan Pablo II. Pero, siguiendo con la poesía, que sí es de este reino, creo que el poema Cántico del hermano Sol de Francisco de Asís, es uno de los poemas de cabecera de Ernesto Cardenal, pues la poesía de Cardenal emana de su amor a las personas pobres y a la naturaleza; y solo hay que leerles a ambos para darnos cuenta de esto. La poesía en general y la de Cardenal, en particular, nos sirve además para gestionar la inteligencia emocional: “Pero los colores del arcoíris son siempre en el mismo orden./ Hermana luz”.

PortadaCardenalLos títulos que acoge este magnífico volumen van desde sus primeros Epigramas y Poemas documentales a Otros poemas, no recogidos en libros, pasando por Hora 0, Gethsemani Ky, Salmos, Oración por Marilyn Monroe y otros poemas, El estrecho dudoso, Los ovnis de oro (Poemas indios), Coplas a la muerte de Merton, Canto Nacional, Oráculo sobre Managua, Dos epístolas, Pasajero de tránsito (Poemas de viajes), Cántico cósmico, Telescopio en la noche oscura, Versos del pluriverso e Hijos de las estrellas.

La poesía de Cardenal es aquella en la que todo, temas y tiempos de la índole que sea, tiene su sitio, hasta el rugido del jaguar: es una poesía periodística, que nace de lo que ocurre ahí fuera, fieles a la realidad que se manifiesta en el exterior; escrita con un lenguaje muy cercano al prójimo, el más próximo, al que le habla de manera coloquial, sencilla, clara; por lo que se hace entender si necesidad del hermetismo de las metáforas y sí con la claridad de las imágenes. Y toda ella contiene mensaje social: búsqueda de Dios, desde la Teología de la liberación, aderezada toda desde el amor y con amor. Y eso que hay imágenes duras como las torturas a los seres humanos. Es una poesía universal, directa y concreta; no pura pero sí precisa, dada su narratividad de y con la vida real: la que sucede en lo cotidiano. No busquen en ella rima ni un ritmo excesivo. Pero encontrarán valor y libertad en esta su poesía; también compromiso, el suyo consigo mismo y con los otros; además de ser una poesía arriesgada y más que vanguardista y con variedad de registros; y llena de matices, esta poesía de la rutina, del día a día, de la anécdota elevada a poesía: “y llegamos esa noche a un sitio en que el río se abre en tres brazos/ y anclamos esa noche bajo las estrellas sintiendo el aroma de Guyana”.

No hay que perder de vista que su poesía está inspirada en la causa de los pobres y de su amor por ellos, por su liberación, sin olvidar la voz política y la voz mística. Poesía que canta y cuenta el dolor y el sufrimiento humano: “La gran variedad de razas indígenas/ todos libres/ autogobernándose”.

Y como bien dice la profesora Pérez López en su estudio: “Su Poesía completa va modulando diversos acentos y tonalidades que brindan, de modo muy original y en riquísimo diálogo con la tradición (las tantas tradiciones a las que interpela) una visión integral de lo humano que no excluye ninguno de sus perfiles: junto al poeta hallamos al historiador, al antropólogo, al místico, al revolucionario, al que, en conjunto, aspira a nombrar una verdad individual y colectiva cuya raíz es el amor. Cuando en 2012 recibió el Premio Reina Sofía, afirmaba la unión de poesía y amor como absolutos”.

(…)

El cosmos no es absurdo y tiene un propósito

La explicación es Dios

Dios perdidamente enamorado

Ha pasado el invierno

han cesado las lluvias

la savia sube en las plantas

las marmotas salen de sus hoyos

y proliferan los romances escolares

los frutos rojos colgando de sus ramas

y sobre las ramas cantando los pajaritos

         Hemos sido necesarios para Dios

No descansaste hasta que me hiciste tuyo

No estamos solos en un universo

donde aparecimos solo por azar

(…)

(Del poema Con la puerta cerrada, Managua, 11 de junio de 2019)