"Tannisho", el mundo de la felicidad absoluta

Hits: 1230

Elena Gallego, junto a Masateru Ito, traduce por primera vez al español la obra esencial del budismo de la Tierra Pura

  

Tannishogrande1

 

Texto: Susana PICOS

 

La profesora y traductora burgalesa Elena Gallego ha traducido al español, junto a Masateru Ito, la obra fundamental del budismo de la Tierra Pura, Tannisho (Ediciones Sígueme), un libro del siglo XII que recoge las enseñanzas de su creador, Shinran, cuyo discípulo recopiló para difundir el verdadero pensamiento del maestro.

Actualmente, en el siglo XXI, seguimos luchando contra las falsas informaciones y buscando respuestas a cuestiones morales y éticas, pues a pesar de los siglos, nos seguimos haciendo las mismas preguntas.

Elena, ¿qué significa Tannisho?

El título del libro Tannisho歎異抄significa literalmente “lamentar las desviaciones”.

¿Por qué ese título?

Alrededor de 1288, hace casi 730 años, cuando habían transcurrido más de dos décadas del fallecimiento del Maestro Shinran, fundador de la Escuela de la Verdadera Tierra Pura, su discípulo Yuien (1222-1289) lamentó la difusión de las diferentes interpretaciones erróneas de sus enseñanzas y decidió escribir este libro para evitar las tergiversaciones, dejar constancia una vez más y salvaguardar fielmente la verdadera doctrina y pensamiento de su maestro.

¿Quién era su maestro, Shinran?

Shinran (1173-1262) era un monje que sufría por no haber alcanzado la iluminación suprema pese a sus veinte años de espartano entrenamiento en el monte Hiei, al norte de la ciudad de Kioto. Sin embargo, tras conocer al maestro Honen, pudo recoger el fruto de sus esfuerzos. Siguiendo la enseñanza de su maestro, Shinran encontró el sentido que buscaba, su hogar en este mundo terrenal, aunque también padeció al mismo tiempo los sufrimientos propios de su nueva condición. Llevando una vida mundana, como si fuera arrastrado por el lodo, fue cimentando lo que más tarde serían las bases de la Escuela de la Verdadera Tierra Pura.

¿Qué enseña la Escuela de la Verdadera Tierra Pura?

El budismo de la Tierra Pura, el mundo de la felicidad absoluta habitado por Amida Buda (el maestro de todos los budas). Las enseñanzas de la escuela de la Verdadera Tierra Pura representadas por Honen y Shinran eran sencillas: “Por el Prístino Voto de Amida”, cualquier persona puede alcanzar la Tierra Pura. Para la gente común y corriente, que no puede dedicarse a prácticas severas y dilatadas en el tiempo, basta con recitar el nombre de Amida, es decir, <Namu Amida Butsu> que consta de seis caracteres japoneses.>> (南無阿弥陀仏) Esta << práctica fácil>> al alcance de cualquiera, es conocida como el budismo del Otro Poder. El budismo de la Tierra Pura tiene carácter monoteísta (la fe en Amida Buda), aunque recordemos que Buda no es un dios como el del cristianismo que cree en un Dios o ente trascendental que conduce a la salvación.

¿Cómo es el Dios de la Tierra Pura?

Las religiones monoteístas se encuentran frente a una existencia personificada llamada Dios. Del budismo, en cambio, podemos decir que es una “religión no religiosa” en ese sentido. Buda no es un dios ni un ente divino, es decir, no reviste divinidad, sino que es un predicador de la sabiduría y el conocimiento de la verdad absoluta. Es una “religión” que persigue lo que existe más allá de la religión. Y todas las religiones monoteístas del mundo, que se basan en la existencia de su Dios personificado, son para los budistas como las ramas que han brotado de un mismo árbol espiritual y no advierten, por tanto, la totalidad de su grandiosa luz, como si la luz fuese solo lo que nos entra por la ventana. El budismo no profesa una fe en un dios personificado y comienza con el reconocimiento y la asunción de que “todo se extingue, todo se desvanece”, muy similar a uno de los más importantes axiomas de la religión cristiana “Polvo eres y en polvo te convertirás”.

¿Cuáles son las diferencias entre el budismo Zen y el de Tierra Pura?

El pensamiento fundamental del budismo radica en percibir lo efímero de la existencia, su evanescencia, es decir, que nada es permanente. Basándose en esta premisa enseña a abandonar el yo, en otras palabras, a liberarse del ego, y no apegarse ni aferrarse a nada. Se podría decir. a grosso modo, que existen dos escuelas en el budismo. Una enseña cómo librarse del ego o sufrimiento y alcanzar la iluminación en esta vida real por su Propio Poder, o sea, mediante la disciplina, meditación y el adiestramiento individual. El budismo zen representaría esta escuela. Este budismo es heredero del taoísmo. Y no sólo no se aparta de la vida “mundana” sino que trata de reducirlo todo a la vida diaria. Podríamos decir que el zen trata de enseñar cómo lograr el crecimiento y la liberación espiritual en este mundo, o sea, cómo vivir en este mundo terrenal, mientras que el budismo de la Verdadera Tierra Pura enseña cómo alcanzar la Tierra Pura, lugar en el que se goza de la presencia de Buda, en otras palabras, podríamos decir que enseña cómo deberíamos morir.

TannishoTannisho está considerado en Japón como un libro más religioso que filosófico, ¿cómo os enfrentasteis a su traducción?

A diferencia de la traducción de obras literarias donde entra en juego la ficción, recreación, los recursos literarios y el aspecto estético, la traducción de esta obra exigió un conocimiento profundo sobre la religión budista, ya que hay diferentes escuelas y teníamos que comprender exactamente el alcance de cada palabra con todos sus matices y su concepto en la Escuela de la Verdadera Tierra Pura. Por otra parte, mientras que el punto de partida de Occidente es el logos y las palabras, o sea, la lógica y la razón, de acuerdo con el pensamiento de Oriente, el caos es el origen del mundo. Su traducción ha sido una experiencia sumamente enriquecedora que nos ha ayudado a crecer espiritualmente.

¿Qué influencia ha ejercido esta obra en las generaciones posteriores?

Esta obra clásica del budismo de la Tierra Pura Tannisho ha cautivado no solamente el alma de filósofos modernos japoneses como Kitaro Nishida (1870-1945) Kiyoshi Miki (1897-1945), Takeshi Umehara (1923-2019), recientemente fallecido, y escritores Ryotaro Shiba (1923-1996), el novelista cristiano Shusaku Endo, nacido y fallecido en los mismos años que el anterior, y autor de la novela Silencio, recientemente llevada al cine por Martin Scorsese, sino también al escritor francés Romain Rolland, galardonado con el premio Nobel de Literatura (1915) y el alemán Martin Heidegger, considerado uno de los pensadores más influyentes del siglo pasado.

¿Cuáles son los valores que podemos aprender de esta obra en los vertiginosos tiempos actuales?

En la actualidad vivimos en un mundo deshumanizado, gobernado por el ansia de poder, y envueltos en vertiginosos, constantes e impredecibles cambios que nos superan, como la actual crisis sin precedentes que estamos padeciendo a nivel mundial. No obstante, muchas personas desean recuperar la humanidad y los valores espirituales y morales que sostienen y dignifican a los seres humanos. Por otra parte, como estamos comprobando, no estamos solos en este mundo, todo se difunde, divulga, propaga o contagia con una rapidez y facilidad asombrosa, y para poder convivir construyendo una auténtica cultura de paz en este mundo global necesitamos conocernos y comprendernos mutuamente. En estas circunstancias, Tannisho se revela como uno de los libros que pueden dar sentido hoy a la vida y a la espiritualidad, además de abrir nuestros horizontes a otras culturas.

Has dedicado tu vida profesional a trabajar por el acercamiento y mutua comprensión de la cultura japonesa y la española, ¿qué proyectos tienes actualmente?

Sigo las huellas de Montse Watkins con las traducciones de literatura clásica de japonés al español, y he puesto en marcha el proyecto de documental y libro «Montse Watkins: Cuentos de Kamakura» para recuperar su figura y su legado cultural, con la colaboración de la cineasta Chelo Álvarez-Stehle.  Quiero ahondar también con este proyecto en los mecanismos y el engranaje que permiten que se silencie la obra de mujeres de gran talla intelectual como Watkins, es decir, el asesinato profesional, y en el hecho de que los hombres siempre obtengan el reconocimiento y la credibilidad a priori. Se trata de una forma de maltrato social y una violencia estructural-invisible (véase El triángulo de la violencia de Johan Galtung) que está totalmente normalizada y que sustenta y legitima la violencia visible, la punta del iceberg, el asesinato físico de decenas de mujeres todos los años. Es una cuestión básica de dignidad y de derechos humanos. Las diferentes formas de violencia hacia las mujeres son los eternos virus de la humanidad desde el comienzo de los tiempos.

Elena Gallego lleva más de tres décadas viviendo en Japón y es una de las pioneras de la traducción directa del japonés al español. Su libro Tannisho. Palabras de Shinran sobre el Camino de la Tierra Pura recogidas por su discípulo Yuien (Ediciones Sígueme, de Salamanca) es la primera traducción del texto original al español, una obra trilingüe, que incluye el japonés original y la traducción del japonés actual.