Luces y sombras de una familia en la dictadura de Videla

Hits: 455

"Confesión", la nueva novela de Martín Kohan

Videla

 

 

Texto: Félix TERRONES 07/10/2020

Martín Kohan, escritor argentino nacido en Buenos Aires, que en el año 2007 ganó el Premio Herralde de Novela con Ciencias morales, obra que en 2010 fue llevada al cine; nos trae una nueva y sobrecogedora novela con la dictadura argentina como telón de fondo.

Confesión (Anagrama, 2020) comienza en dos espacios que se van a reclamar mutuamente a lo largo de la historia: un confesionario donde una joven limpiaba su alma frente a un sacerdote demasiado curioso y un asilo de ancianos donde el narrador y la misma joven, ya convertida en abuela, evocan el pasado. Entre un espacio y otro, entre un tiempo y otro, se establece el hilo tenue del recuerdo gracias al cual la mujer busca reconciliarse con su conciencia, a la vez que rememora lo que alguna vez fue su familia. Y vaya que se trata de una familia tan singular como el tiempo que les tocó vivir. Me refiero a la dictadura de Jorge Rafael Videla, imposible amor infantil de la abuela, quien ya adulto dirige una Argentina más pendiente del Mundial de Fútbol que de los esfuerzos de un puñado por oponerse al siniestro gobernante. Precisamente, la segunda parte de la novela da cuenta del intento por asesinar al dictador en un aeropuerto. La más realista de las secciones —pues se trata de un evento histórico— también es la que propone una inmersión en los túneles y canales subterráneos de la ciudad. Para burlar a las fuerzas del orden los conjurados navegarán bajo Buenos Aires hasta el aeropuerto en lo que representa un desplazamiento a lo largo de la historia reciente de la ciudad, verdadero personaje de la novela. Finalmente, la última parte se encuentra marcada por el intercambio informal, aunque íntimo, entre nieto y abuela quienes juegan a las cartas. Dicho juego, poco a poco, se revelará como una estrategia para ir accediendo a una verdad cada vez más esquiva y acaso imposible de recuperar: ¿qué pasó con el padre del nieto, también un desaparecido combatiente político? Luces y sombras, palabras y silencios, las diversas ficciones de la historia aparecen para revelar y también entrar en contradicciones.    

confesion portLa novela está compuesta por tres capítulos en los que alternan diferentes tiempos y voces. Si la narración avanza con un buen ritmo es gracias a los diálogos que permiten a cada uno de los personajes revelar sus intimidades morales, sociales e incluso políticas. Por otro lado, la decisión de elaborar una novela a partir de tres partes que no se suceden como capítulos de una historia lineal, sino que se complementan de manera sutil y secreta le da una resonancia singular a lo contado y su poder evocador. El autor ha sabido, además, dar vida a personajes llenos de paradojas, quienes traicionan por amor y recuerdan porque se trata de otra manera de olvido. Todos de una manera o de otra, añaden sus voces a ese acertijo imposible de descifrar que es la historia nacional. De un tiempo a esta parte, la ficción latinoamericana parece haber invertido el vínculo con la violencia política. Si antes los autores buscaban dar forma a un gran fresco social que mostrara hasta qué punto las dictaduras habían permeado las sociedades, ahora se trata de mostrar la experiencia familiar. Como en la novela de Martín Kohan, diferentes generaciones de una familia se reúnen para recordar lo que fue vivir bajo una dictadura, pero a partir de lo cotidiano, de repente fracturado por un evento que se convertirá en cicatriz. Precisamente, gracias a esa cicatriz la ficción podrá desplegar sus palabras como la búsqueda de no dejarle territorio al silencio, al olvido, tantas desapariciones; en suma, a los injustos vencedores.