Tradición judía en la poesía de Idoia Arbillaga

Hits: 327

Arbillaga publica el poemario “Creación y vacío” en la colección Rayo Azul de Huerga y Fierro

estrella

 

 

Texto: Enrique VILLAGRASA 14/10/2020

 

Sabiduría, calidad y belleza poética es lo que anida en el poemario de Idoia Arbillaga (Cartagena, 1974) Creación y vacío (Colección Rayo azul de Huerga y Fierro), con excelente e inteligente introducción del profesor Francisco Javier Fernández Vallina y un prólogo exquisito de Esther Bendahan. Poemas de esta hechura nos encontramos en este libro: “Desbroza la cáscara en el jardín de las nueces./ Atraviesa la corteza/ de la nuez tuya./ Si estás lleno sólo de ti mismo,/ nada podrá llenarte./ Haz paso a la luz,/ atraviesa lo oscuro./ Crea el espacio, en ti./ Y espera”.

El poemario cuenta además con cinco partes o cinco libros, ecos del Pentateuco, tal vez: libro I, La gran creación: universo y poesía; libro II, la creación humana: Nákel, la no concepción; libro III, la creación artificial: la ciudad y sus perfiles; libro IV, la creación de la muerte: Guilgul, el hombre de mar; y libro V, la creación desde dentro (Qabbalah): que están muy bien explicados por el profesor Fernández Vallina en su introducción; más un epígrafe final de la autora, de lectura pedagógica del acercamiento a la Cábala y a los textos sagrados judíos. La persona que se acerque a este libro y lo lea detenidamente terminará por saber de nuestra cultura (Sefarad), la cual tiene raíces hebreas-judías innegables a todas luces y que es justo y necesario conocer, sin lugar a dudas. Cabe destacar también las citas de los grandes pensadores judíos. Un poemario que despertará la curiosidad de la persona lectora y que no dejará a nadie impasible: Zohar mediante, que no olvidemos que fue escrito en España, donde: “las letras son espadas/ y cuenco divino”.

Creacion y vacioCreación y vacío es un libro fundamental, pura tradición judía. Es todo un acontecimiento en el mundo de la literatura, pues creo que repercutirá y tendrá ecos en toda la poesía de luz y ecos cabalísticos que se escriba de hoy en adelante. El esplendor poético de Idoia se manifiesta en este poemario apasionante, que no dudamos de que dejará huella dado su fulgor. Son 148 páginas para acercarnos a la sabiduría judía, el pensamiento judío, cosa que agradecemos a la autora. Es un libro hermoso, con continuación en el lector, como las palabras de los profetas: “La palabra es carne/ y Dios su idea”.

Así pues, tenemos un poemario dividido en cinco cantos, partes, y estos a su vez divididos en veinte poemas, cantos, en el libro I y II; diecinueve en el libro III; veintiocho en el libro IV; y cuatro poemas sueltos en el libro V, que nos hablan de la tradición mística dentro del judaísmo. Todo con las pertinentes citas de los grandes hombres del estudio de los fundamentos de la Cábala y de esa tradición mística del judaísmo: desde Moshé de León a Yehuda Amijál, pasando por El Zohar, Azriel de Girona, Shelomó Ibn Gabirol, Sefer HaBahir, Maimónides, Yehuda H-Levi, Yosef Ben Abraham Gikatilla, Libro de Ezequiel, Abraham Abulafia. Tengo la sensación de que al leer este libro de Idoia me hace ser siendo en el acto de leer: lo que me lleva a “Abrir márgenes,/ violentar límites,/ escribir poesía”.

La poeta Arbillaga sabe recibir y expresar, trasladar a la página la búsqueda del conocimiento de los secretos del universo y escribe con plena conciencia de ese saber integral de la filología, la filosofía y la mística: “Regreso a la unión,/ vuelta al origen, el Uno redime./ Reparemos el mundo”. Este libro es un conjunto de poemas que, de una forma u otra dialogan y reinventan lo nombrado. Hacía tiempo que la poesía no nos ofrecía un libro tan apasionante. Pequeños poemas, cual latigazo cerebral: “Ni yo sé de quién es la sombra/ que acompaña mi sombra”; y algunos pocos poemas en prosa, regalos para el cerebro, que hacen temblar al pensamiento de la persona lectora: “Polvo encarnado, que aún piensa y camina, así el hombre”; con versos que remiten a un ámbito inmemorial, a ese lugar que está más allá del tiempo y del espacio: a ese no presente: “La espesa vibración de mis átomos,/ soy en el todo. Él es Yo”. Una poesía animada, en movimiento, con alma, para leer y cavilar sobre ella: con sentimiento en el pensamiento y pensamiento en el sentimiento: “El que está detrás de toda forma/ también aquí llega”.

La persona lectora encontrará en este libro poemas que nos hablan del momento o límite último en el que la experiencia mística y el quehacer demiurgo poético se encuentran: creación o vacío. Lenguaje poético que motiva y da lugar a lo sagrado: “Las voces del pasado/ son un murmullo oculto/ que te toca./ Y el puente separa,/ y es camino o fulgor,/ hacia las siete moradas”.

                                                                         

VOCES MYTICAE

Inclínate sobre tus rodillas,

entierra allí tu cráneo

e inicia letanías secretas.

Voces de lo oculto

te han de transportar

al zihayón,

esplendor eterno,

moverán tu sigub,

exaltación eterna.