Schweblin conquista el premio Ribera del Duero

Hits: 2297

 

texto BEGOÑA PIÑA fotos ASÍS AYERBE

La escritora bonaerense Samanta Schweblin ha sido la vencedora del IV Premio de Narrativa Breve Ribera del Duero con su libro Siete casas vacías, una obra en la que “indaga en la normalidad rara o en la rareza de lo normal”. El anuncio del galardón lo ha hecho Rodrigo Fresán, presidente del jurado, quien calificó el premio de “legendario y épico”.

La ganadora de este premio –convocado por la editorial Páginas de Espuma y el Consejo Regulador de la Denominación de Origen– se refirió brevemente a la necesidad de encontrar buenos lectores, “lectores inteligentes”, mientras esquivaba preguntas sobre su obra: “Estoy muy nerviosa, muy abrumada. No se me da nada bien hablar, por eso me dedico a escribir”.

Los miembros del jurado, todos presentes en el acto, elogiaron la obra de Schweblin, de la que Andrés Neuman, por ejemplo, dijo que era “una de las cuentistas más brillantes de hoy, con una lealtad férrea al relato breve”. En términos similares se expresaron Jon Bilbao, Guadalupe Nettel (triunfadora en la anterior edición) y Pilar Adón. Esta última subrayó el hecho de que en los textos de los cinco finalistas “primaban los personajes desubicados, perdidos”.

Un dato a destacar, que dio que hablar en la presentación del fallo, es el de que tres de estos finalistas fueron mujeres, cuando el porcentaje de manuscritos escritos por hombres superaba el sesenta por ciento. De las 856 obras enviadas, 684 eran de hombres y solo 172 de mujeres. “Es una paradoja frente a la realidad”, sentenció el editor Juan Casamayor, quien añadió: “En estos últimos años hay una presencia de mujeres en los libros de cuentos publicados muy a tener en cuenta. En la edición de Pequeñas resistencias 5 el número era notablemente mayor”.

Rodrigo Fresán explicó esta paradójica tendencia afirmando que “el mercado está orientado en la figura de la mujer novelista de éxito”. Por su parte, Neuman sentenció: “Más allá de la paridad y de los números, cuantitativamente sigue siendo todavía un poco más incómodo ser mujer”.

Siete casas vacías, tercer libro de cuentos de Samanta Schweblin, es una obra en la que la autora aborda las relaciones de afecto, cercanas o distantes.