Kristin Harmel, una dulce malabarista

Hits: 1801

texto y foto ASÍS AYERBE

Hace poco vi que Kristin Harmel volvía a estar presente en las listas de los libros más vendidos en muchas tiendas y recordé lo simpática que fue la americana cuando hicimos unas fotos tiempo atrás. Era un día en que acudía a la cita sin haber pensado mucho en qué hacer. Sabía que el libro tenía cierta relación con una repostera y poco más. Compré una bolsa de magdalenas en la puerta de la editorial y pensé: “¡Qué caramba, algo saldrá!”. No había mucho tiempo y la localización era el despacho de prensa. Pronto vi que Kristin era muy entusiasta y estaba dispuesta a interactuar y fluir con la situación. Gran asunto para un fotógrafo, lograr que el retratado actúe como lo haría aunque no hubiera cámara. Creo que hicimos un par de malabarismos y algún amago de equilibrio, fallido pero entretenido. Sería tan estupendo hacer una buena pila de magdalenas y sujetarlas al vuelo, pensaba yo. Entonces vi en una repisa una varilla  de unos 60 centímetros, de las que se usan para reforzar los armarios low cost y que nadie pone... Pues esta estaba sin poner y nos vino genial. Ensartamos las magdalenas y logramos que el ritmo cómico se mantuviera, eso sí, con el equilibrio garantizado. Salí rápido y contento con la amalgama de sencillez, espontaneidad y simpatía que desprendía la foto. Creo que Kristin y las chicas de prensa se comieron las magdalenas. Todo salió bien.