Santiago Roncagliolo, 'La noche de los alfileres'

Hits: 1846

 

título La noche de los alfileres

autor Santiago Roncagliolo

editorial Alfaguara

392 págs. 18,90 €.

 

Cuatro amigos comparten andanzas en un colegio de los jesuitas de Lima. Son cuatro adolescentes rebelándose ante las directrices establecidas por los adultos, con el despertar a la sexualidad como elemento de ignición de unas conductas que sus respectivos entornos familiares no harán más que complicar.

 

SANTIAGO RONCAGLIOLO (Lima, 1975). Autor de libros como Tan cerca de la vida (2010), La pena máxima (2014) o Abril rojo (2006), que fue premio Alfaguara de novela. Su labor como periodista también es muy reconocida, tanto en España como en Latinoamérica. La revista Granta lo nombró entre los mejores escritores de su generación.

 

Vuelve el escritor limeño la mirada hacia su ciudad. Hacia esa capital en un tiempo en el que el país luchaba contra sus vecinos generando una atmósfera de tensión que afectaba a toda la ciudadanía. Esa atmósfera también participa de las acciones de cuatro jóvenes alumnos de un colegio de esa ciudad en la adolescente redefinición de cada uno de sus territorios, en la consolidación de un espacio desde el cual proyectar cada una de sus vidas. Beto, Moco, Carlos y Manu responden a cuatro caracteres encerrados entre las paredes de un colegio, lo que les hace comportarse como cuatro fieras enjauladas en permanente estado de alerta para con sus maestros, en especial con una profesora. Esos comportamientos se verán reforzados por las cuatro situaciones familiares en las cuales se crían, distantes entre sí, pero sin las cuales su propia actitud frente al entorno no sería explicable. Esas cuatro historias personales de miedos, inseguridades, desafíos, bravuconadas... pero sobre todo enseñanzas, confluyen en una noche en la que todos ellos participarán de un hecho de rebeldía, de un grito juvenil no calibrado en todas sus consecuencias y que marcará de manera crucial sus vidas.

Santiago Roncagliolo genera un tono de mezcla de suspense y thriller, con dosis de humor y con un lenguaje sonoro y un léxico que te llevan directamente a aquel territorio por el empleo de giros fascinantes, que no hacen más que consolidar la riqueza de nuestra lengua. Bajo esa piel, estos jóvenes sienten una sexualidad incipiente, deseosa de aflorar y a partir de la cual entre ellos se producen numerosos enfrentamientos. Esas tensiones se incrementan cuando entramos en el ámbito familiar de cada uno de ellos, con diferentes desestructuras de ese núcleo. Separaciones, alcoholismo, taras surgidas de los conflictos bélicos, incomprensiones de la sexualidad de sus hijos... en definitiva, deterioros de la convivencia en los que se resume mucho de lo que le sucedía a aquel Perú repleto de inestabilidades en los años 1990. Guerras, terrorismo y una convulsa situación política generaban un clima de desasosiegos y temores que están presentes a lo largo de toda la novela, capaz de generar una atmósfera envolvente entre el lector y los protagonistas dentro de un mundo de sombras y miedos en el que los rastros de humanidad de sus personajes acaban minimizados por un entorno y unas circunstancias intimidatorias. RAMÓN ROZAS