Javier Morales, 'Trabajar cansa'

 

título Trabajar cansa

autor Javier Morales

editorial Baile del Sol

122 págs. 10 €.

 

Tan pavesiano título también podría haber sido “Vivir cansa”, puesto que trabajar y vivir, para la gran mayoría de personas, supone una misma cosa, cada cual en el orden que se desee. Freud cifró la felicidad en el amor y el trabajo; por tanto, si uno de estos dos pilares básicos cojea, entonces la cosa se hunde. Los protagonistas de esta nouvelle, dos matrimonios instalados en el hastío, sufren el deterioro de alguno de estos dos elementos y, en ese sentido, se nos presentan como seres incompletos, abocados a la frustración y al derrumbe emocional o laboral. Javier Morales (Plasencia, 1968) ha escrito, por tanto, una obra enteramente actual, anclada en esta época de vaivenes y precariedades, donde la gran invención de la clase media ha empezado a hacer aguas. Frente a ello, el peso de los sueños, los anhelos y las ambiciones de antaño no tardan en agrietar la argamasa de una estabilidad laboral y conyugal que se revela más frágil de lo esperado. En un intento de falcar el pilar que cojea, los personajes se dan a la evasión de idealizadas relaciones extramatrimoniales, a la lucha sindical, a la renuncia del empleo que ya no satisface, todo en mitad de un triste paisaje de derrota y cansancio.

Trabajar cansa es la crónica de un fracaso cotidiano que ha acabado engullendo a muchos por el desagüe del desencanto, pero también es una reivindicación por la dignidad de los que resisten y una apuesta por la lucha contra la adversidad. Es este un libro triste, como sus personajes, escrito con un lenguaje directo y sin barroquismos. Se hubiera agradecido un mayor riesgo verbal, algo para lo que Morales sin duda está suficientemente curtido, pero aun así la lectura de esta obra despereza e ilumina, que no es poco. DIEGO PRADO

Deja tus comentarios

Enviar un comentario como invitado

0
términos y condiciones.

Comentarios

  • No se han encontrado comentarios