María Solar, 'Las horas robadas'

 

título Las horas robadas

autora María Solar

editorial Grijalbo

224 págs. 15,90 €.

 

La muerte de un anciano mientras sostiene en su mano un mensaje destapa una historia de amor que resiste el paso del tiempo y sorprende a los miembros de dos familias que no sospechaban nada bajo la cotidianidad de sus vidas.

 

MARÍA SOLAR (Santiago de Compostela, 1970). Periodista y escritora, el pasado año logró el premio Lazarillo por su obra Mi pesadilla favorita. Con Las horas robadas debuta en la literatura para adultos.

 

Muy conocida en Galicia por ser uno de los rostros televisivos más agradables y cómplices con el telespectador en el canal autonómico, María Solar lleva desde hace unos años realizando una serie de propuestas literarias que no dejan de sorprender al lector. Si ya es una autora contrastada en el ámbito de la literatura infantil y juvenil, refrendada con el premio Lazarillo, ahora pone en nuestras manos su primera incursión en la narrativa dirigida a los adultos. Y, como en el resto de las labores que acomete, lo hace con una inusitada solvencia al proponer un relato que mira al interior de una familia, a los secretos que se pueden esconder detrás de las personas que creemos conocer y que guardan no pocas sorpresas.

María Solar es capaz desde las primeras líneas de la novela de reclamar nuestra atención, de propiciar una interesante lectura que va a trabajar de manera intensa a los diferentes personajes que pueblan la novela pero también, y este es un aspecto muy destacado de su escritura, la autora logra recrear las sensaciones de una época a través de las descripciones de ambientes o la aparición de toda una serie de objetos, habituales para la clase media española de los años 1970, con los que se logra rescatar en nuestro interior un tiempo y unas sensaciones que cada vez son más lejanos, pero que sirven para rememorar la vida familiar sobre un tresillo de escay, con un televisor en blanco y negro con antena de cuernos extensibles. Elementos que, además, no se usan de manera gratuita, o como un simple guiño al espectador, sino que permiten conocer el carácter de los personajes y forman parte, en muchos casos, de la explicación de sus reacciones.

La muerte de un anciano pondrá en marcha una senda por el desfiladero de la memoria, el angosto camino hacia la recuperación de un secreto que unirá a dos familias para que, juntas, miren su propio pasado y hagan de ese hallazgo una forma de expiación íntima con sorprendentes consecuencias. Esto lleva a enfrentar esos amores que subsisten al devenir del tiempo y a las convenciones familiares frente a los amores-fachada, esos que se mantienen como preservación de una pose de familia, de un modelo que comenzó a fracturarse con la llegada de la Ley del divorcio en 1981. Por los intersticios de esas historias, María Solar reúne numerosas cuestiones que flanquean al relato principal y que sirven para plantear un fresco repleto de vida que no decae en ningún momento y que, sobre todo, nos anuncia las posibilidades de una escritora de la que ya debemos hablar en presente. RAMÓN ROZAS

Deja tus comentarios

Enviar un comentario como invitado

0
términos y condiciones.

Comentarios

  • No se han encontrado comentarios