Manuel Guedán, 'Los favores'

Hits: 409

 

título Los favores

autor Manuel Guedán

editorial La Palma

214 págs. 13 €.

 

Seguramente sea una sensación muy parcial, pero creo que un número apreciable de novelas de iniciación escritas en los últimos tiempos han creado, a base de insistir en una misma imagen, un estereotipo de adolescente caracterizado no tanto por la rebeldía como por una acentuada incomprensión de su entorno que deriva en actitudes un tanto abúlicas, en miradas a su alrededor en las que se subraya una ajenidad imposible de superar, y que dan lugar a actos que, en medio de esa pasividad y distancia, no encuentran explicación ni siquiera por parte de quien los protagoniza. Imposible ser ya rebelde sin causa, toca quedarse en indiferente sin enmienda.

Por esta razón me ha sorprendido gratamente la figura de uno de los protagonistas de Los favores: Nacho A, alguien a quien nada le gusta “más que ir de la mano con aquellos a los que de verdad quiero”; un adolescente primero y joven después rodeado de grandes y buenos amigos, con una buena relación con su hermano Joaquín y con unos padres “perfectos”. Su relación con Diana es también envidiable: “Desde que decidimos vivir juntos, el único conflicto que habíamos tenido era por el uso del cuarto de estar”. Nacho A se empeña así en extender esta armonía a todas sus relaciones, convencido, obcecado más bien, de que cultivar la felicidad y el “buen rollo” es lo que merece la pena, de que vivir desde el enfrentamiento en vez de desde la comprensión de los demás es un error. El otro protagonista es Nacho B, el amigo de Nacho A, alguien con una visión no tan complaciente de la vida —creer en los demás le resulta “agotador” y defiende que todo el mundo tiene “derecho a ser un fracasado”— y al que el carácter de su amigo Nacho A le conmueve y repele alternativamente. Las inmejorables intenciones de Nacho A no impedirán los conflictos y causarán dolor y desencuentros con los que lo rodean, constatándose así, como a menudo quiere hacerle ver Nacho B, que el mundo no es un lugar tan idílico. En estos cruces va avanzando un relato que muestra a pesar de todo la sólida amistad entre los dos Nachos.

La primera parte está narrada por Nacho A, la segunda por Nacho B. Los favores juega con los códigos de la bildungsroman; es también un sugerente relato sobre el tema del doble, y por último una apreciable —en la segunda parte, la narrada por Nacho B— novela de carretera. En la trastienda de esta inteligente mezcla de subgéneros y registros, se detecta un relato lleno de hallazgos sobre cierto fracaso vital de una generación que asume su responsabilidad en él sin pretender descargar la culpa en factores ajenos —perspectiva muy novedosa en los tiempos que corren—. Escrita con un lenguaje preciso —a veces, las menos, con ciertas efusiones líricas algo exageradas—, destaca también por un ritmo muy ágil, gracias a un dominio de las transiciones espacio-temporales con el que Guedán resuelve con mucha destreza desafíos narrativos nada fáciles. A todo ello se suma un humor muy conseguido —por favor, fíjense en la escena casi al final en que Nacho B observa a una hormiga tratar de trasladar un pequeño trozo de carne caído de su bocadillo al hormiguero—. Una primera novela más que notable de un debutante con una mirada muy lúcida sobre el presente y que, lo que es más importante, sabe muy bien cómo convertirla en relato. EDUARDO BECERRA

Deja tus comentarios

Enviar un comentario como invitado

0
términos y condiciones.

Comentarios

  • No se han encontrado comentarios