Jaume Cabré, 'Las incertidumbres'

Hits: 2063

título Las incertidumbres

autor Jaume Cabré

traductor Ricard Vela

editorial Destino

192 págs. 18 €.

 

Para ejemplificar cómo opera él en una ficción, Cabré improvisa aquí un relato (de corte negro) y a medida que teoriza, lo va desplegando, mostrando al lector los resortes con los que trabaja. Se hace evidente que las condiciones de espacio y tiempo son determinantes, y también el punto de vista, y la evolución de los personajes.

JAUME CABRÉ (Barcelona, 1947) ha descollado como narrador, con obras como L'ombra de l'eunuc, Les veus del Pamano y sobre todo Jo confesso (2011), un éxito internacional. Es Premi d'Honor de les Lletres Catalanes.

Jaume Cabré lleva más de cuarenta años escribiendo. Y ahora se ha decidido a revelar los secretos del oficio. A nadie en particular, por cierto (como sería el caso de Cartas a un joven poeta de Rilke o Cartas a un joven novelista de Vargas Llosa). Estas reflexiones van dirigidas sobre todo a sí mismo, después de ocho años embarcado en el novelón Jo confesso. Y una de sus conclusiones rezaría que “si no puedes ser ermitaño, no trates de ser escritor, porque sufrirás”. Cabré constata que se escribe porque uno siente ganas de entender el mundo y certifica que, para hacerlo cabalmente, hay que ser capaz de ponerse en la piel de los demás, y también alentar un amor insobornable por la lengua. Pero sobre todo importa aceptar amarrarse a un espacio personal inexpugnable (algo así como “la habitación propia” de Woolf) y, desde ese retiro de un entorno que ha de quedar en sordina, hay que levantar historias y personajes que fluyan con verosimilitud y que se ajusten al único molde idóneo en que la obra debe cristalizar.

Jaume Cabré no cree, por lo demás, que existan recetas ni talleres ni tutelas que garanticen la realización de una buena obra literaria. Desde el momento en que uno acomete el intento –como se anticipa en el título– se entra en el reino de “las incertidumbres”. Escribir es, pues, dificilísimo, y aventuradísimo, y además surgen siempre excusas para no hacerlo, o aplazarlo, o dejarlo inconcluso. Se agradece, en fin, el tono de humildad y llaneza con que se desgranan estas bregas, y resulta por añadidura un placer que se las correlacione con la creación musical, campo en el que el autor catalán demuestra un genuino conocimiento, y que pocos novelistas –Carpentier, Proust...– toman como universo paralelo.

En suma, una autobiografía intelectual incitante y provechosa, que habla de las servidumbres (¡y el masoquismo!) de la profesión, y también de sus goces inesperados. Lealmente Cabré reconoce por último el ascendiente sobre su trabajo de autores hoy en los márgenes del canon, como Maria Aurèlia Capmany o Manuel de Pedrolo. CARLES BARBA

 

VOTA AQUÍ ESTE LIBRO