Renata Adler, 'Lancha rápida'

Hits: 2679

título Lancha rápida

autora Renata Adler

traductor Javier Guerrero

editorial Sexto Piso

216 págs. 20 €.


Jenn Fain, una joven periodista sin objetivos ni relaciones estables con los hombres, evoluciona por la Nueva York de los años 1970 dándonos parte de lo que ve, recuerda y siente, de forma desordenada, mediante una larga serie de viñetas impresionistas no directamente conectadas entre sí, pero que forman un sugerente mosaico entre lo muy íntimo y el retrato de una época.

 

RENATA ADLER (Milán, 1938) escribió durante cuatro décadas para el New Yorker, con un paréntesis de un año en el que ejerció la crítica cinematográfica en The New York Times. Ha publicado dos novelas, Lancha rápida (1976) y Pitch Dark (1983).

 

Basta echar un vistazo a su biografía y a los retratos que le hizo Richard Avedon, para escuchar el suave soplido de la trompeta de Chet Baker y el saxo de Gerry Mulligan: Renata Adler no puede ser más cool.

Rebelde indomable en las más altas esferas de las Letras Americanas, acabó (metafóricamente) defenestrada por despedazar, más que deconstruir, a la al parecer intocable crítica de cine Pauline Kaël en un artículo de diez páginas titulado The Perils of Pauline. Tras un par de décadas en el ostracismo, la obra, tanto periodística como literaria, de esta Joan Didion de la Costa Este ha sido felizmente recuperada. La editorial Sexto Piso ya dará buena cuenta de ello, y lo que de momento tenemos aquí, tras una portada y bajo un título fascinantes, es su primera novela, original de los 1970, y no desentona. Suena a jazz blanco.

La melodía nos arrastra, aunque sujeta a constantes cambios y variaciones, “divagando con fluidez” a lo largo de un flujo discontinuo puntuado por demoledores aforismos como “la gente que es menos feliz, creo, está siempre consolando a aquellos que lo son más”, o “no puedes estar siempre pendiente de cuál es la clave o te pierdes lo más simple: ser un personaje protagonista en tu propia vida”, o “he conocido a muy pocos escritores que escriban”, o “quédate aquí. La angustia es común”. Son tuits lapidarios avant la lettre que tal vez inspiraron al escritor Michael Hoffman, presunto amigo de Renata, cuando se le ocurrió compararla con Lena Dunham. No sabemos si Adler y Hoffman se siguen saludando, porque Lancha rápida tiene poco que ver con Girls. Cuenta la vida en la ciudad nerviosa de una joven acostumbrada a sacarle punta a las cosas que le suceden, pero sin concesiones. Más que una novela, Lancha rápida es un artefacto que dinamita convenciones para crear una realidad fragmentada, una serie de postales impresionistas no directamente conectadas entre sí, que son el reflejo psicodélico de aquellos paranoicos años. Una jam session dominada por la inteligencia, la elegancia y el humor. Es decir, la perfección. PHILIPP ENGEL