“El Partido Socialista está repartido entre una pandilla de golfos”

Hits: 9768

 

texto ANTONIO ITURBE  foto ASÍS AYERBE

Montero Glez publica ‘¡Al cajón! Crónica de un mitin’ (Stella Maris), sobre el periplo andaluz de Podemos

La visita de Pablo Iglesias y su equipo de Podemos a Andalucía permite a Montero Glez convertirse en su sombra y armar un relato entre la crónica periodista y el ensayo, hilado con su prosa de joyería. Montero está del lado de Podemos pero, sobre todo, está en contra de todos los demás.

 

Tú te entiendes mejor con un gitano pobre que con un comandante de la Guardia Civil. Sin embargo, arranca la crónica (y se cierra) frente a la comisaría del aeropuerto… ¿Tienes imán para las comisarías?

Siento rechazo hacia las instituciones de represión directa. En este caso, a mí me hace mucha gracia cuando me dicen que la función de la policía es perseguir el delito. Porque el mayor delito, de donde parten los demás delitos, es la injusticia social y ese delito, la policía lo persigue poco. Es más, es un cuerpo diseñado para reprimir a todo aquel que luche contra la injusticia social.

En esta crónica casi recibe más el PSOE que el PP. ¿El “Caralinda” lo tiene feo?

Hace más daño el cisma que la herejía, por eso hace más daño a la izquierda el PSOE que el PP. El Partido Socialista ahora está repartido entre una pandilla de golfos, es decir, una casta grosera que usurpó el nombre de "socialismo" para ponérselo por encima, como si fuera una operación cosmética o un traje de pana.

¿En qué se ha equivocado el PSOE en estos años?

Arranca cuando el PSOE abandona su ideología y se transforma en empleado del capital; los “Solchaga Boys”, la OTAN, las lamidas de almorrana a la monarquía, los besos con lengua a las instituciones de represión directa, recuperando de esta manera la tradición franquista y sus desaparecidos bajo cal viva, la reconversión, la primera Guerra del Golfo, la privatización de la RAE por parte del Polanquismo, la bienvenida de Rubalcaba al 15M con pelotas de goma, cada uno de sus pasos es un continuo error. El último ha sido demencial, la última oportunidad la han tenido con Madina, podrían haber reconstruido el partido de manera radical, desde la raíz, pues Edu Madina es persona que ha demostrado que puede hacerlo. Es un socialista de corazón, un tío ejemplar. Y van y orillan al más válido. Es demencial lo del PSOE.

Has introducido un nuevo concepto en la politología internacional, el “Tyttitainment”. ¿En qué consiste?

Una estrategia para infantilizar a las gentes con la llegada de los cacharritos. En mi época fue la heroína, el caballo, el jaco, lo que neutralizó la lucha. Hoy son los cacharritos. La gente está agilipollada haciéndose chelfies y tecleando en los cacharritos, la realidad no existe para ellos si no es virtual. No disfrutan de una puesta de sol si no es mediante una pantalla, haciéndose chelfies con un palo amarrado al cacharrito. De verdad, qué forma de perder el tiempo, pues el tiempo no es oro, qué va, el tiempo es vida. Con esto tienen a la gente entretenida. Apagada para la defensa de derechos elementales. Pero el concepto de “Tyttitainment” ya existía, no es inventado por mí, sino por los dueños de las hambres y de las fronteras.

“Pensar la política es pensar cómo hacer para que desaparezca”. Visto lo torpes que son los políticos, la idea es hermosa. Pero, tal y como tenemos los humanos esa pulsión de la lucha por la supervivencia a costa de lo que sea, ¿una sociedad sin gobierno no sería un Far West donde andaríamos todos a tiros?

Eso es el error, pensar así no es pensar la política, sino dejar la política en manos de los que negocian con armas. Por favor, así solo piensan los que vienen determinados por un miedo a la libertad. Te recuerdo que, sin libertad, no puede haber igualdad.

 

El prólogo es de César Rendueles, que aparece también mencionado en el libro. ¿Una voz a tener en cuenta?

Los prólogos se hacen al final, se ponen al principio y no se leen ni al principio ni al final, por eso esto no es un prólogo al uso, quiero decir que es el origen de un discurso que origina otros discursos y que, entre otros, viene a completar el mío, mi discurso. César Rendueles es una de las voces más interesantes que hay ahora. Date cuenta de que es la primera vez que en España resurge la cultura, pues Franco se carga todo y España queda como un erial. Luego, con la Transición, durante ese proceso histórico, se intenta borrar toda huella de raíz moral a lo que llaman cultura. Sucede desde el momento en que la Guerra Civil es tratada como una guerra entre hermanos, evitando provocar la dimensión moral del conflicto, evitando preguntar, quién empezó todo. Ponen el signo igual entre el agredido y el agresor, como si el violador fuese víctima de la violada cuando la violada se defiende de la agresión. Así hemos estado hasta el 15M, que es lo más estimulante que ha sucedido en España en los últimos tiempos. De aquel movimiento surgieron voces como la del profesor César Rendueles, que tiene un ensayo que se titula Sociofobia y otro, Capitalismo canalla, donde su voz crítica señala y denuncia con contundencia, y mucha elegancia, la decadencia de un sistema que está agotando el mundo. Conocí a Rendueles por una crítica que hizo a Escohotado y a su traición, una crítica que Rendueles argumentó desde la filosofía narrativa, desde el mito de Procusto, y con ello tumbó a Escohotado. Es curioso porque Escohotado, un pensador cercano al anarquismo, un hombre que siempre ha denunciado el capitalismo, de repente llega y pone su sintaxis al servicio del capital más grosero, el de la economía bingo, proyectada por el binguero Manuel de la Concha y la sordidez heredada de Calvo-Sotelo, el mártir, del cual dice Escohotado que fue gran estadista. En fin, un pensador como Escohotado, de una sintaxis maestra, digo maestra y digo ejemplar, llega a traicionarse a sí mismo y se convierte en un pensador que vende su pensamiento, y con él su sintaxis, para trampear así la disidencia hasta en el título de su trabajo, Los enemigos del comercio, cuando, en realidad, los disidentes de los postulados de la economía clásica somos enemigos de la "autoridad" del comercio, no del comercio. Lo que sucede es que el comercio ha de estar arraigado en la sociedad y no al contrario, como bendice Escohotado. Entonces va César Rendueles y le hace una crítica que acaba con Escohotado, le parte el eje desde la base, desde el mito de Procusto. Cuando la leí, dije “qué bueno, cómo ha tumbado al traidor”. El profesor Rendueles es un Cassius Clay del pensamiento. Con este golpe se dio a conocer para mí un pensador de calibre, pero de mucho calibre. Luego hay otro profesor que se llama David Becerra y que también es buen fajador. Este lleva en su memoria las banderas rotas del “¡No pasarán!” y claro, yo celebro su llegada, como mi abuelo celebró la llegada del compañero Durruti a Madrid para defender al pueblo de la agresión militar. Pero no me quiero despistar, así que mira, pon que si hay algo de lo que me siento satisfecho en este libro es de lo que no he escrito; es decir, del prólogo.

 

Syriza en Grecia parece el precedente más cercano a Podemos. El cambio entre su bravío discurso de campaña y su manera de recular una vez en el gobierno, ¿debería darnos que pensar?

Sí, debería darnos qué pensar, sobre todo que la disidencia, el marxismo, no tiene lecturas genéricas, pues todas sus proposiciones son particulares. Por eso, no es lo mismo un país que se abre al Mediterráneo que un país que es península y, además de abrirse al Mediterráneo, se abre al Atlántico y al Cantábrico. Puestos a seguir pensando, hay que pensar que una deuda numérica ficticia, infinita por ser a interés compuesto, no se ha de pagar. Que la borren. La atención hay que prestarla a la verdadera deuda, la deuda que deja el sistema capitalista en la biosfera, la deuda ecológica, esa es deuda real y de ella se habla poco. Y, si seguimos con deudas, y Grecia, hay una deuda de propiedad intelectual que todos los países occidentales tenemos con Grecia, pues todo lo que contamos ya lo contaron los griegos mucho antes, con la mitología.

Observas la ceja de Pablo Iglesias donde estaba el piercing que se quitó cuando llegó al Parlamento Europeo. Tú dices que “se escribió mucho sobre ese detalle, como si fuera de importancia”. ¿Pero para un escritor los detalles no son cruciales?

Para un hombre que escribe, o en definitiva, que informa, los detalles son cruciales, te doy la razón, por eso me sorprende que un detalle así no sepan elevarlo a categoría, sino que lo arrastran hasta ponerlo al servicio del poder cuando hablan del piercing de Pablo Iglesias. Mira, hay discurso legítimo, que es el que defiende la justicia social, determinada por la libertad -ojo, no confundir con liberalismo económico-, y discurso ilegítimo, quiero decir, pensamiento discursivo nulo, pues responde a una función cognitiva deteriorada por el capital y sus dueños. El periodista elige en qué trinchera quiere estar. Yo estoy con el discurso legítimo, pues soy periodista. Mi labor es la de informar al pueblo. No soy un puto mercenario; no respeto a los mercenarios, no soy lumpen, y por lo tanto poco o nada tengo que ver con la policía de la información. Yo vengo de la escuela de la izquierda más pura, de la izquierda libertaria. La que denuncia a los dueños de las hambres y de las fronteras.

A Josep Pla le gustaba citar la frade de Gide: “Lo más profundo del hombre está en su superficie”. Juegas con esa idea en la crónica. ¿A qué conclusión llegas? ¿Pero en la superficie no está lo superficial?

Claro, pero por eso la relación de hechos, cuando es profundamente profunda, sale a la superficie. Las sensaciones más profundas siguen dándose a través de la piel por ser la piel frontera entre lo de dentro y lo que hay afuera.

Tuviste ocasión de charlar con Pablo Iglesias. ¿Qué impresión te dio en la distancia corta?

Un chaval cargado de espaldas y de buenas intenciones. Lo más parecido a un personaje de Chéjov que mira los charcos donde se reflejan las estrellas. Tal vez sea ese el camino para alcanzar las lejanía, el camino que sigue un chaval de barrio que piensa bonito y que transmite buenas vibratas. Espero que Pablo no pierda el camino de los charcos. Espero que a su lado siempre esté su tronco, David, que sale en la crónica, y que es un colega fiel capaz de procesar todos los peligros y los despistes. La trampa del capital, cuando extienda su alfombra roja sobre los charcos, es peligrosa y David es genuino para detectarla.

¿Y de lecturas cómo anda?

Pablo anda pasado de literatura, de verdad, y con una gran cultura cinéfila. Emana literatura, de ahí que yo haya disfrutado con este trabajo.

Dices de Errejón y Pablo Iglesias que “son igual a dos santos laicos”. ¿Después de tantos años de apóstata ahora crees en santos?

Si los santos son laicos, claro que sí. Creo tanto en los santos laicos como en los ángeles caídos.

Oye, ahora que estás a buenas con los de Podemos, ¿y si cae algún cargo, qué?

Por favor... soy libertario, anarquista quiero decir, y todo anarquista que se precie ha de tener presente la triada: ni cargos, ni dinero, ni protagonismo. A partir de aquí, los de Podemos saben que pueden contar conmigo para lo que haga falta, igual que cualquier otra organización que tenga como objetivo la justicia social. Pero siempre respetando la triada libertaria. Podemos es posibilidad, no finalidad. Para un anarquista, Podemos es posibilidad de Revolución Social, eso es lo interesante. Por lo mismo, cerca de ellos soy uno más y lejos de ellos, uno menos.