“La actualidad es una suma de decadencias”

Hits: 513

Entrevista a Juan Tallón, que publica Salvajes Oeste. 

 

 

 

Texto: PAULA M. GONZÁLVEZ 

 

Juan Tallón ha creado su propio sello. Directo y literario a partes iguales, deja las palabras en papel “para no hacer cosas aún peores”. Con él pudimos aprender, además, que el escritor escribe “porque algo en él no anda bien, porque algo arde dentro”. Y descubrimos que la otra parte “lee porque lejos de los libros hace mucho frío”. Tenía que llegar para ello Mientras haya bares (Círculo de Tiza).  Con las historias de Tallón es mucho más fácil agotar el tiempo, aunque con él al lector no le importa dilatarlo. Esperemos el verano (que no llega) con Salvaje Oeste (Espasa), su nuevo libro. “Políticos. Empresarios. Periodistas. Banqueros. Intelectuales. Negocios. Placer. Corrupción. Salvaje Oeste es una obra de ficción. Sus personajes no se parecen a ninguna persona real, pero su historia es el retrato de una época marcada por el control absoluto que ejercieron sus élites”.

Pasas de los bares a Salvaje oeste. ¿Qué ha motivado el salto?

En realidad, cuando surgió la ocasión de publicar Mientras haya bares -que es un libro que no tuve que escribir, pues ya estaba escrito- llevaba más de un año inmerso en Salvaje oeste. En todo caso, los pasos de un libro a otro debieran estar motivados por el deseo de hacer algo distinto, que te rete.

¿Consideras un acto valiente escribir sobre corrupción, aunque sea ficción?

Si estuviese prohibido escribir sobre corrupción, tal vez habría resultado valiente hacerlo, pero no es el caso. Tiene tanto mérito escribir sobre corrupción como sobre la muerte, la identidad, el amor, los secretos o lo que se nos ocurra. Es decir, tendrá mérito si está bien escrito, estructurado, desarrollado, etcétera.

¿Cómo se adapta un escritor que se expresa de una manera casi poética en Mientras haya bares a Salvaje oeste?

Cada historia exige sus propios medios expresivos, así que como autor, cuando decides qué es lo que conviene a tu libro, intentas plasmar esas decisiones en el plano práctico.

¿Hay algún terreno que te haya motivado más que otro? (Periodismo, banqueros, política…)

La motivación afectaba al proyecto en su conjunto, resumido en el relato de cómo opera el poder cuando no es observado.

¿Se puede definir esta historia como el retrato de una época?

Se puede. Su naturaleza coral, con tantos personajes, en el fondo es una estrategia para enfatizar que el verdadero protagonista es el tiempo en el que los personajes desarrollan sus ambiciones.

¿La decadencia de la clase política marca la actualidad?

La actualidad es una suma de decadencias, entre la que se encuentra la de la clase política.

¿Despertarán en algún momento?

Despertarán tal vez cuando ya sea tarde. ¿Tarde para qué? No sé.

¿Intentas cambiar algo con esta novela?

Simplemente el hecho de que no estaba escriba. 

¿Seguro que no juegas a mezclar ficción y realidad en ningún momento?

Esa mezcla es un juego constante, habitual, en mi caso hasta alcanzar el punto en que dejo de recordar qué parte es ficción y qué parte no. 

Según tu autodescripción, saliste escaldado de un periódico. ¿Por qué?

Porque ejercía el periodismo en condiciones muy precarias, hasta que llegó un momento que ya no ejercía el periodismo. No sé qué ejercía. Tal vez el anti-periodismo. 

¿Has proyectado de alguna forma ese sentimiento en la novela?

Mi propósito en Salvaje oeste es recrear las distintas formas en que los medios de comunicación reaccionan ante los abusos del poder por parte de sus élites políticas y económicas. A mis sentimientos, y sobre todo a mi pasado personal, no se le perdía nada en mi novela.

¿Qué odias del mundo editorial?

Más que odiar aborrezco, pero hablamos otro día de ello.

¿Cómo se plantea Juan Tallón un proyecto de novela?

Encuentro una historia sin buscarla, pienso sobre ella a todas horas, aunque no demasiado, y cuando se dan las condiciones, escribo procurando no tener nunca del todo claro qué voy a escribir.

Abandonaste Twitter temporalmente…

Sí, pero tampoco importa mucho.

¿Qué deben cambiar los medios?

El periodismo es un oficio con unas reglas sencillas, fáciles de aprender, que sin embargo encuentran grandes dificultades a la hora de ser aplicadas. Siempre ha sido así, me temo. Ciertamente, con el tiempo y la precarización los obstáculos se han multiplicado hasta debilitar gravemente la independencia desde la que un periodista pugna contra las dificultades. La cuestión de verdad importante no es qué deben cambiar los medios, sino cómo van a hacerlo. Y no tengo ni idea.

¿El fútbol tiene algo de poético?

Ciertas formas de recrear el fútbol pueden tener algo de poético. Y lo mismo un destornillador, un libro roto, un problema personal, la muerte de un ser próximo…

¿Cómo haces de una crónica deportiva un relato literario?

Sinceramente, no tengo ni idea de cómo lo hago. Y tampoco sé si lo hago, en realidad.

Sé sincero: ¿Te consideras de los mejores escritores que tenemos en España?

Seré del todo sincero: el solo hecho de pensar eso es una burrada.