Lucia Lijtmaer e Isa Calderón: dos feministas

Hits: 538

Begoña Piña entrevista a Lucia Lijtmaer y a Isa Calderón

 

 

 

 

Texto: BEGOÑA PIÑA

De jóvenes, muy jóvenes, nos quedábamos aturdidas al descubrir que Simone de Beauvoir tenía las palabras precisas para explicar esos pensamientos que nosotras intentábamos estructurar en nuestra cabeza. “El feminismo es una forma de vivir individualmente y de luchar colectivamente”. Muchos años después, con mi capacidad de asombro casi intacta, me siento aliviada –y creo que más agradecida incluso que entonces- al escuchar a Isa Calderón y Lucía Lijtmaer decir verdades como puños, esas que todos los días se pasean por tu cabeza, pero que nadie dice y que tú no te explicas por qué. “Esto es el fascismo capitalista”. Además, con ellas –y aquí sí que mi agradecimiento es enorme–, me río a carcajadas. Son un par de “feministas a nivel putas locas”, como diría Patricia Sornosa, una de las invitadas en su Deforme semanal, un "late night cultural" a la española, con el que cada quince días ponen las cosas en su sitio, sueltan por esas boquitas lo que todo el mundo dice a hurtadillas, pero que ellas vocean desde lo alto de un escenario. Muy punkies, muy divertidas y astutas, brillantes, inteligentes, certeras… Y muy valientes. Isa Calderón y Lucía Lijtmaer embisten contra todo lo que huele a rancio, moderno de pega, machista, reaccionario… En un país en el que no se puede insultar a Dios, para algunos poco más que un personaje imaginario, ellas se la juegan. Son dos de las representantes de la gran revolución del siglo, para el que no se dé por enterado: la revolución de las mujeres. Dos voces de este "Mayo del 18".

Lucía (en uno de sus espectáculos): El 8 de marzo, hemos ganado, es así. Habrá quien diga que lo más importante es la sororidad, la alegría… yo, personalmente, me quedo con la cara de los machirulos que fue esta [gesto muy cómico de "no me lo puedo creer", asombro total]. Lo siento.

Isa: Yo soy una mujer más vengativa y tengo una rabia acumulada que no me cuesta nada confesar y ese día, el 8 de marzo, una sola palabra atravesaba mi mente: "Jódete".

Se conocieron cuando Lucía Lijtmaer entrevistó en su faceta de periodista a Isa Calderón por las Reviews Fuertecitas, que esta hace mezclando en una crítica ácida-cómica-gozosa el cine, su propia vida y estos tiempos que corren. Y aquí me declaró rendida incondicionalmente a su "review fuertecita" de Amélie. Tras el primer encuentro, Lucía invitó a Isa a participar en las dos primeras ediciones del Festival Princesas y Darthvaders en La Casa Encendida. Luego coincidieron en el Festival Primera Persona en Barcelona… “y, bueno, como las dos somos feministas y residentes en Madrid…”. “Nos dimos cuenta –dice Lijtmaer– de que podíamos hablar de los estereotipos femeninos a través del humor y, pese al morro que teníamos que echarle, de que podíamos hacer algo juntas en un escenario”. “Y ahora que está el movimiento feminista fuerte, ¡Venga!”.

Deforme semanal es revolucionario: feminismo, humor, actualidad sin reservas…

Isa Calderón: Absolutamente revolucionario. Lo dices tú. Venga, no, lo decimos nosotras.

Lucía Lijtmaer: En realidad, lo que hacemos es decir lo que la gente comenta en las Redes Sociales.

Isa: Que Javier Marías es un machirulo lo dice todo el mundo, pero nadie con una cámara delante. Apelamos a una generación que se mea con esas cosas.

Javier Marías y Arturo Pérez Reverte se han convertido en dos de sus más celebrados personajes recurrentes en sus noches de teatro.

Isa: Hace poco contamos que habíamos hecho un trío con Javier Marías en la Costa Brava y se partían.

Lucía: Fantaseamos, es un delirio.

Isa: También contamos un día que Fraga estaba vivo y vivía en una cabaña en un desvío de El Escorial, donde llevaban a los que iban a ingresar en el PP, les abrían el cerebro y les mandaban a Génova ¡a vivir! Andrea Levy, Cristina Cifuentes, los “comentaristas de derechas”, Salvador Sostres, Jiménez Losantos, Carlos Herrera… “con estos también nos metemos mucho y les afecta”.

Cada noche hacen una entrevista a un invitado especial. Al principio, “los invitados que no sabían a lo que venían, cuando se terminaba, nos decían: ‘Pues, ha estado muy bien’, pero lo decían en ese tono… que en realidad estaban diciendo ‘yo pensaba que lo que hacíais era una cosa’. Y eso ya no nos pasa”.

Lucía: Es interesante entrevistar a quien no piensa como tú, pero con los que sientes afinidad y a los que tienes respeto. ¡Y que tienen sentido del humor!

¿Han pensado en invitar a Javier Marías?

Lucía: No.

Isa: No, ellos ya tienen todos los espacios mundiales para evangelizar mierdas.

Supongo que, tristemente, feminazi es lo menos que les habrán llamado.

Isa: Nos insultan mucho. A mí por las reviews.

Lucía: A mí por el libro [Yo también soy una chica lista, que apareció el pasado año].

Isa: Se creen que somos misántropas, que somos intolerantes, que no nos gusta el sexo…

Pero en el teatro –primero fue Teatro del Barrio, ahora es Teatro Arlequín– no las insulta nadie, todo lo contrario. El público se desahoga, se consuela de tanta demencia carca con la risa, comparte su propio estupor ante la actualidad con otros como ellos y siente alivio. “El día a día es buen material, está sucediéndose sin parar. La gente que va al teatro a vernos se asombra porque lo que hacemos es autogestión. Decimos lo que nos parece. Pero que eso revolucione da buena idea de cómo está el país”.

¿En algún momento se autocensuran?

Isa: Por no ofender quizás demasiado, no nos gusta ser crueles.

Lucía: No hacemos humor blanco, es político y ácido, pero no nos metemos con el físico de nadie ni con la vida personal, a menos que la expongan.

Los lunes de las semanas que tienen "función" empiezan a escribir juntas los guiones, tres horas diarias hasta el jueves. No ensayan. “Es un trabajo muy orgánico, sale muy natural. Por eso vamos a seguir haciendo cosas juntas. Escribir juntas se nos da bien para todo. Hasta para los WhatsApp. ¡No ves que estamos todo el día juntas, nos hemos hecho novias!”. Desde el pasado mes de octubre y hasta junio seguirán cada quince días en el Arlequín de Madrid, aunque ya están trabajando en un nuevo proyecto, “pero con más medios y más producción”. Conscientes del papel que juegan en este "mayo del 18" – “la denuncia está muy bien, la denuncia constante. Lo que hacemos nosotras es complementario”– y felizmente generosas, Lucía Lijtmaer e Isa Calderón se pasan toda la entrevista mencionando nombres de intelectuales, cómicos, músicos, periodistas…

Lucía: Ahora hay teóricas del feminismo: Ana de Miguel y su Neoliberalismo sexual, Nuria Varela, Amparo Varcárcel, Silvia Federici y Virginie Despentes…

Isa: Humoristas, como Patricia Sornosa, buenísima, hace un monólogo feminista, punki, a saco.

Lucía: El otro día fui a Teatro Kamikaze a ver El tratamiento, estupendo.

Isa: Y No te metas en política (show de Facu Díaz y Miguel Maldonado).

Lucía: Vivimos tiempos convulsos para la libertad de expresión, pero hay gente valiente haciendo cosas.

Isa: Creo que la gente tiene hartazgo, ¡menos mal que está la Cultura!

Lucía: Sí, las raperas de IRA, Valtonyc, los trece raperos que han grabado Los borbones son unos ladrones después de que metieran a uno en la cárcel. Es todo súper emocionante.

También es arriesgado. ¿Entre los insultos que reciben hay alguna amenaza?

Isa: A mí me han deseado que pille el SIDA, que tenga un cáncer…

Lucía: Yo no los leo, pero me acuerdo de uno de los primeros, me llamaron "basura becaria". ¡No era becaria! Fue por un artículo de urbanismo que escribí y me insultaron porque salía la foto, cuando las mujeres firmábamos con la inicial y el apellido, no había insultos.

Isa: A mí me encanta uno que me enviaron, pero no es un insulto: "Esta puta loca tiene razón". Pero, si eres retrasado mental y no entiendes, pues lee. Si te quedas en la brocha gorda, púdrete en la ignorancia.

En España hace tiempo que solo se ve oscuridad, ¿ahora el panorama está aclarando?

Lucía: Uy, no. ¡Y lo que queda! Esto es el fascismo capitalista. Y ¡nos va a gobernar Ciudadanos! Esto solo es un avance, están preparando el terreno para normalizar cosas que son insoportables.

Isa: Ya dijimos muchas cosas el 15-M y ahora se ha puesto peor.

Lucía: La esperanza está en los movimientos sociales, no politizados.

Isa: Yo sí creo que el feminismo nos puede salvar. Pero ya se está viendo la contraofensiva, todos estos hablando de puritanismo.

Lucía: Otra cosa es que las mujeres no cedamos, pero están intentando desacreditarnos.

Isa: Es lo mismo que en los 1970. Pero sí creo que esta cuarta ola feminista es imparable y ¡qué suerte que nos ha pillado y que podemos hacer cosas!