El asesinato de una familia retransmitido en directo

Hits: 1300

La periodista Beatriz Osa publica Olor a muerte en Pioz (Editorial Alrevés) en torno al crimen de Patrick Nogueria.

 

 

 

Texto: ROSER HERRERA

 

Patrick Nogueira escribió a su amigo Marvin mientras asesinaba a sus tíos y a sus primos, de uno y tres años, en la casa que estos habían alquilado en Pioz. Encontraron sus cuerpos descuartizados y metidos en bolsas de plástico semanas más tarde y empezó una investigación policial que acabó, no solo encontrando al asesino, sino logrando que volviera de Brasil para entregarse a las autoridades españolas. Beatriz Osa es periodista y tuvo acceso a toda la información del caso y del juicio en el que se condenó al asesino a una pena de prisión permanente revisable. Ahora publica el libro Olor a muerte en Pioz con la editorial Alrevés, dentro de la colección Sin Ficción dirigida por Marta Robles, en la que periodistas ahondan en célebres casos de la crónica negra española.

Por tu trabajo tienes conocimiento de muchos casos de crónica negra española, ¿por qué decidiste escribir sobre este caso justamente?

Porque a nivel periodístico lo tiene todo. Un malo que asesina sin ningún límite, sin que nada lo frene, ni ante sus primos de uno y tres años o al descuartizar a sus tíos. Aparte de que fue una investigación policial impecable, de las más rápidas y eficaces de la historia criminal, en la que la Guardia Civil logró algo tan insólito como que el asesino saliese de su guarida, se subiese a un avión y se entregase, con el beneplácito de su familia. Pero, por encima de todo, lo que me empujó a contar este crimen fue el haber estado en la sala de la Audiencia de Guadalajara, y todo lo que vi y escuché dentro y fuera de ella mientras se celebraba el juicio contra Patrick Nogueira, al que yo tenía sentado a apenas dos metros de mí.

El asesino procedía de una familia acomodada de Brasil y a pesar de que podía no agradarle la forma en la que sus tíos decidieron mudarse y tener que buscar un nuevo lugar donde vivir por su cuenta, no parecía descontento con la vida que llevaba, ¿por qué crees tú, tras escribir este libro, que Patrick cometió esos asesinatos?

Sería muy osado por mi parte dar un porqué, ya que ni siquiera se aventura un móvil en las diligencias o en la sentencia, pero me quedo con lo que me contaron los médicos forenses y el capitán de la UCO que lo interrogó y no tuvo ningún reparo en definirme a Patrick como un psicópata de manual. Es decir, que el brasileño asesinó por su propio interés, fuera el que éste fuese. Porque lo único que apuntó en su momento es que le había molestado que sus tíos no lo recogiesen el día supuestamente acordado para mudarse con ellos a Pioz. Algo a lo que la propia fiscal replicó en el juicio ante un jurado al que planteó si se sentían capaces de asesinar por algo así.

En algún momento se apuntó que el tío de Patrick estaba celoso y creía que su sobrino podía tener una aventura con su mujer. Sin embargo, a juzgar por la forma en la que él hablaba por whatsapp con su amigo tras descuartizar el cuerpo de su tía, no parece que le tuviera demasiado aprecio... ¿Qué crees que había de cierto en los celos de la víctima? ¿Fue ese el motivo por el que dejaron de compartir vivienda con Patrick?

Pues si nos ceñimos a lo que contó el propio Marcos antes de ser asesinado por su sobrino, todo estaba previsto para vivir juntos en Pioz, pero fue Patrick el que se esfumó. Además, ni la familia ni los investigadores creen que hubiese ninguna relación amorosa entre Patrick y su tía Janaína. Incluso al joven le sorprendió que le preguntasen en ese sentido los investigadores de la Guardia Civil. En realidad, a la policía brasileña le llamó mucho más la atención la relación que existía entre Patrick y su mejor amigo, Marvin, su colaborador en la distancia.

Si tuvieras la oportunidad de hablar con Patrick en persona, ¿qué te gustaría preguntarle?

De entrada, conste que probé suerte e intenté hablar con él, pero no ha querido. Así que, conociendo su hermetismo sobre el crimen, del que dice no recordar nada, y el relato que hace de sus víctimas, que se aleja del que tiene el resto de su familia, me gustaría saber qué pensó cuando supo que su mejor amigo también había entrado en prisión, en Brasil, y qué le diría a Marvin si pudiera hablar de nuevo con él.

Creo que nunca olvidaré la conversación por whatsapp entre Patrick y su amigo Marvin con frases como “tengo hambre y ese maricón no llega. Está todo seco y tener que ensuciar de nuevo, volver a partir el cuerpo por la mitad otra vez. Meter los órganos en una bolsa después limpiar…”. Al leerla es fácil preguntarse si no estamos ante un psicópata incapaz de sentir.

Para las psicólogas que lo evaluaron, no hay ninguna duda de que así es, que se trata de un psicópata. Pero esa conversación por whatsapp es inolvidable por cómo ambos banalizan el horror, por la insensibilidad total de Patrick y por el ansia de su amigo Marvin de conocer todos los detalles posibles sobre la barbarie. Como ese libro que luego supimos ambos habían leído con interés, la suya es una historia de perversos. Como me confesaron con desconcierto los investigadores, nunca antes se había transmitido un crimen así, en directo.

El día de los asesinatos Patrick fue a la casa con bolsas de basura, navajas y cinta americana por lo que está claro que había alevosía y premeditación en sus actos, pero es extraño que no volviera para deshacerse de las bolsas de basura ya que era fácil que la policía, como mínimo, le buscara para interrogarle por su relación con la familia. ¿Tan seguro de si mismo y de cómo había limpiado la escena del crimen crees que estaba el asesino como para no deshacerse de las bolsas?

Lo bueno de escribir un truecrime es que los hechos mandan, y las teorías de los investigadores también. Así que te desvelaré algo de lo que está convencido el investigador de la UCO que tuvo a Patrick frente a sí. No es que el brasileño estuviese seguro de su destreza al limpiar la escena del crimen, sino que pensaba volver para deshacerse de los cuerpos y no pudo hacerlo. ¿Por qué dejó si no los cuerpos apilados en bolsas de basura en el salón? ¿Por qué se llevó las llaves de la casa al irse? Porque tenía un plan, sólo que no consiguió consumarlo.

¿Qué encontrará un lector en Olor a muerte en Pioz que no haya salido publicado ya en los medios y por lo que le recomendarías leerlo? Si hay algo que he pretendido en el libro, es intentar dar voz a todos aquellos que tuvieron contacto con el asesino. Y son precisamente sus testimonios los que aportan más novedades sobre qué vieron en Patrick y, sobre todo, qué les dijo únicamente a ellos cuando lo estaban custodiando.

Parece que últimamente se está poniendo de moda el género true crime, ¿por qué nos gustan más las historias si sabemos que están inspiradas en hechos reales?

Dicen que la afición a la crónica de sucesos, y al suspense en sí mismo, tiene que ver con cierta forma de anticiparnos al mal, de imaginarnos en situaciones similares a las que estamos viendo o leyendo e idear nuestras posibles vías de escape. Una especie de tirita ante los monstruos que podamos encontrarnos en la realidad. Y qué mejor manera de ponerse en situación que acercándonos y destripando cómo actúan los auténticos criminales, los peores asesinos.

¿Qué opinas de la prisión permanente revisable?

Que es un eufemismo de la cadena perpetua, pero que tiene muy delimitados los casos en los que se aplica. Tanto es así que en estos momentos, en el caso de Patrick, el Tribunal Supremo está a punto de revisar la rebaja de la condena del brasileño, que pasó de tres prisiones permanentes revisables a una. En muchos sentidos, todo lo que rodea el cuádruple crimen de Pioz está repleto de situaciones excepcionales.