ARGENTINA: El pasado próximo en el presente

Hits: 56294

 

Después de la mayor feria del libro del país, la rueda editorial sigue girando. Dispara lecturas solitarias y convoca también un vasto abanico de actividades sociales. Empezando por otras ferias, como la de la ciudad de La Plata (capital de la Provincia de Buenos Aires), que se celebró entre el 29 de mayo y el 7 de junio, y a la que concurrieron, entre otros, conocidos exponentes de la literatura de divulgación histórica, como Felipe Pigna y Pacho O’Donnell.

La historia nacional y latinoamericana nunca deja de interesar en un país siempre inquieto por su identidad compleja y sus conflictos internos. A veces se trata de tiempos fundacionales, de próceres revisitados. Otras, de un pasado todavía próximo y candente. Así ha ocurrido con el fulminante éxito de Born (Sudamericana), de María O’Donnell. Después de tres años de investigación, la conocida periodista lanza este libro en el que se relata el planeamiento y la ejecución del secuestro de los hermanos Juan y Jorge Born, por parte de la organización guerrillera Montoneros, que obtuvo como rescate la inédita suma de 60 millones de dólares (equivalentes a unos 260, en valores actuales). Pero quizás lo más interesante es el intrincado itinerario que siguió la fortuna cobrada. Según O’ Donnell, parte de ella, recuperada por los Born, fue usada para financiar la campaña presidencial de Menem y obtener el posterior indulto a la cúpula de guerrilleros y militares, en una de las más turbias asociaciones que se registran en la democracia posterior al Proceso. No menos fascinante es la aproximación de O’ Donnell al vínculo de Jorge Born con su padre del mismo nombre, que pagó el mayor botín hasta ahora cobrado por un secuestro, cuando el cautiverio de sus hijos llegaba a los nueve meses. Como era previsible, este trabajo, pródigo en claroscuras revelaciones, se convirtió en el best seller del momento. La primera tirada, de 10.000 ejemplares, se agotó en una semana, y se sigue vendiendo….

En otro registro, la mirada de la ficción literaria cuenta la historia de los 1970 desde la intimidad de los seres anónimos, las personas comunes, no menos afectadas (o arrasadas) por los cataclismos de la vida social. Así sucede con Las olas del mundo (Alfaguara), de Alejandra Laurencich. Andrea, una niña introvertida e imaginativa, está cruzando el umbral de la pubertad cuando llega el golpe de Estado de 1976. Los cambios y las crisis de la edad se imbrican fatalmente con las sacudidas de una historia turbulenta que modificará para siempre la vida de las personas que ama, y la suya propia. Algunos logran partir al exilio (empezando por su hermano mayor); otros no retornarán jamás de la devoradora violencia interior. Entretanto (y este es uno de los rasgos más originales del libro), Andrea se refugia en un mundo privado de fantasía novelesca que espeja y a la vez distorsiona lo que sucede en su entorno, imprimiéndole rasgos cada vez más extraños y perversos, a medida que el mundo se oscurece a su alrededor. La figura de un ídolo del rock argentino, Luis Alberto Spinetta (1950-2012), proporciona, con su música y su imagen, trabajada por los ensueños de Andrea, el soporte para canalizar las angustias y volver tolerable la dura realidad. La llegada de la Dictadura y las pérdidas de amigos y familiares, sumadas a un trágico equívoco que la llena de culpa detienen a Andrea en un punto del pasado traumático, solitaria, maniática, llena de temores, incapaz de enfrentar sus deseos soterrados. El final es inesperado y liberador. Por momentos, la historia recuerda a la desdichada víctima/heroína de El collar de Maupassant, que se inmola para devolver una joya falsa. Pero en este caso la tragedia no es falsa, aunque Andrea, desmesuradamente, injustamente, la ha asumido como una carga personal. Por los suyos, y en buena parte, de un modo simbólico, por la sociedad que miraba hacia otra parte.

Más allá de los grandes grupos editoriales, hay excelentes libros que deparan sorpresas. Como Cronología de la furia, de Guillermo Cácharo, profesor de Letras y narrador premiado, que asume el gesto desafiante de animarse a la edición de autor, y que habla de conflictos más cercanos, y no solo locales, a la manera de una parábola sobre la violencia en el mundo contemporáneo. Damián, el héroe, es un periodista y aspirante a escritor enviado a cubrir una manifestación que se sale de control y que pronto muestra ser apenas la punta de un iceberg: la furia invade la sociedad entera como una peste que se propaga por todas las clases, edades, profesiones y ámbitos. Una de las víctimas es la propia mujer de Damián: Mariela, atacada con increíble ferocidad por un grupo de niños de jardín de infantes, hasta dejarla en coma. Mientras ella languidece en el hospital, todo tipo de teorías se barajan en los medios de comunicación para explicar lo que ocurre y Damián emprende su búsqueda personal. Cronología de la furia no alude en forma obvia o directa a una situación histórica puntualmente identificable (la guerrilla urbana, el terrorismo de Estado, el estado de protesta provocado por el desempleo y el quiebre de la economía argentina en 2001). Pero de algún modo las engloba a todas ellas y las trasciende en una pregunta perturbadora, existencial, por la (in)capacidad de los seres humanos para vivir armónicamente en sociedad, aun a pesar (como ya ha sucedido en la relación de Damián y Mariela) del acendrado amor. MARÍA ROSA LOJO