POESÍA: Un pulso a la poesía de ayer y hoy y sus poetas

Hits: 1063

Enrique Villagrasa

 

Los limites de la singularidad ed

 

 

 

Los límites de la singularidad. Una mirada crítica a la poesía española de los siglos XX y XXI (Carena) del profesor y poeta Antonio Rodríguez Jiménez (Córdoba, 1956) es otro pulso, al que ya nos tiene acostumbrados el autor, a la poesía y sus poetas; o sea libro de enjundia donde en nueve capítulos, más introducción y bibliografía, realiza un repaso a los poetas y a la poesía por ellos y ellas escrita desde el Modernismo, el 98, la generación del 27, las de los años 50-60 y hasta nuestros días, donde también se hace eco del Unicornio en el Café Libertad, estudiado por Pedro Rodríguez Pacheco recientemente y publicado en la misma editorial (ver http://www.librujula.com/actualidad/2529-insumisas-e-insumisos-dos-aventuras-poeticas-con-valor-y-libertad), entre otros temas. Así pues, diversos momentos e ideas de qué es la poesía para el autor del ensayo y quiénes son sus poetas esenciales, auténticos, originales, con voz propia: de reconocible palabra y estilo.

Un libro que refleja también qué y cuál es la creatividad del artista y del artesano: desde los poetas de la península a los europeos y de América. Cita a todos los poetas que hacen gala en sus textos de ese don de la singularidad y de su fuerza creativa que hace que el lector experimente la verdad de la poesía. Para Rodríguez Jiménez, esos y no otros son los signos más auténticos de la singularidad y diferencialidad. Que el autor es enemigo de la clonicidad no es nuevo. Lo que busca es ser uno mismo, de ahí esa admiración por Verlaine, Rubén Darío, Juan Ramón o Pessoa, entre otros muchos como Baudelaire, Bécquer y o Rilke.

Creo que con este libro, Antonio Rodríguez persigue una vez más el acercamiento crítico e informativo a poetas diferentes, originales y únicos, o sea singulares, con personalidad propia. Libro que llamará la atención como obra de investigación literaria de alto voltaje, si se lee fuera del ámbito universitario, porque cuenta la historia de lo que ha pasado con la poesía en el último siglo y lo que llevamos de este, con un lenguaje sencillo y entendible. Aunque es un poco más de lo mismo desde que le conozco, de cuando Cuadernos del Sur: esa su apuesta personal por la reivindicación y la denuncia en pro de la poesía y sus poetas auténticos: siempre ha buscado voces no ecos. Y lo bueno que tiene este ensayo divulgativo es su frescura, su óptica hacía la poesía y sus poetas y que en todo el libro prima la calidad de los versos de esos poetas citados, legión, y no otros, también legión, que es lo único que permanecerá, por más que se figure o no en antologías y más mercadotecnia les acompañe.

Los limites de la singularidad Portada 2El lector encontrará en Los límites de la singularidad, a pesar de todo, una mirada limpia y objetiva, así como aquellos datos relativos que le pueden resultar útiles para próximas lecturas. El ensayo no se limita a mostrar la opinión del autor, que también, sino que sobre todo ofrece ejemplos que ilustran su opinión, fragmentos en los que el lector puede ver reflejado aquello que el profesor y poeta desea trasmitir. De este ensayo literario el lector podrá extraer la información necesaria para su decisión de querer conocer más la poesía grande, la de siempre, la que queda, si acaso realiza una lectura rigurosa.

Aunque no hay que olvidar que el autor en la introducción acota y mucho la presencia de poetas, en este libro de unas 180 páginas, donde señala que “(…) Los que copian e imitan a otros no tienen cabida en estas páginas porque por voluntad propia han permanecido fuera de los límites de la singularidad. (…) Realmente no deseo silenciar, sino señalar a algunos de la larga lista de poetas esenciales de nuestra cultura. Seleccionar es descartar y esto puede convertirse en marginación, aunque no sea esa mi intención y me pese. Mi ánimo, no obstante, está muy lejos de eso, aunque sea injusto, pero somos tantos que es muy difícil efectuar con éxito una selección que satisfaga a todos. Para colmo, muchos de los poetas contemporáneos han publicado, gracias a la poesía oficial, mundos de marginación, islas de desconocimiento. Sin embargo, los poetas oficiales, al margen de su calidad, llegan a todas partes. En ese aspecto, tengo los suficientes elementos de conocimiento no para incluirlos, sino para descartarlos en caso de que no haya singularidad”, Antonio dixit