POESÍA: ‘Se dice poeta’, el documental

Hits: 157244

Este documental es una mirada de género al panorama poético contemporáneo y ellas prefieren que se las llame poetas y no poetisas, que ya vale con el si la abuela fuma, pero mejor que no hiciese falta puntualizarlo. Pues bien, veintiuna poetas, nacidas entre los años 1974 y 1990, han sido entrevistadas por la también poeta Sofía Castañón para este documental y ellas dicen lo que les parece y opinan sobre la creación, la difusión, la crítica y la recepción de su poesía, entre otras muchas más cosas. Donde se plantea la escasa presencia de mujeres poetas en las antologías al uso, el parecer sobre el porqué publicar antologías de solo mujeres, la poca presencia de reseñas y críticas en los medios de comunicación sobre la poesía escrita por poetas mujeres, por no citar más actuaciones que ofrecen rutinas, usos y costumbres, o dinámicas sexistas.

Estas poetas son Martha Asunción Alonso, Carmen Beltrán, Carmen Camacho, Laura Casielles, Yolanda Castaño, María Couceiro, Estíbaliz Espinosa, Isabel García Mellado, Alba González Sanz, Ana Gorría, Vanesa Gutiérrez, Sara Herrera Peralta, Laia López Manrique, Erika Martínez, Elena Medel, Vanesa Pérez Sauquillo, Sara R. Gallardo, Miriam Reyes, Luci Romero, Sonia Sanromán y Teresa Soto.

Este documental, que tiene una duración de 95 minutos, está dirigido por Sofía Castañón, quien con Juan Tizón han realizado el guión. Para este documental han contado con el apoyo del Instituto Asturiano de la Mujer y la Fundación Municipal de Cultura y UP (Xixón).

Poesía y feminismo a y en manos de las jóvenes poetas, esta es la actualidad, sin ir más lejos. ¿Es posible que la poesía que se crea hoy esté sobradamente justificada por la sociedad en la que estamos? El documental tiene la respuesta, pues no deja de arderse en preguntas.

 

‘Personal & político’ de Aurora Luque

Aurora Luque (Almeria, 1962) se ha embarcado de nuevo en una singular aventura poética: Personal & político (Vandalia) o, como ella escribe: “(Pero después aún de muchas lunas / le seguía embriagando la memoria / de calipsos y circes, / de salitres, sirenas y horizontes. / Y se embarcó de nuevo, la proa hacia el abismo, / para morir viviendo)”. La poesía de este siglo será de las mujeres poetas o no será, cada lectura lo tengo más claro: son significativos estos versos, pues no dejan de ser toda una declaración de intenciones: “El líquido amniótico / fue el whisky de mi copa”.

Evocación, sugerencia y ritmo encontrará el lector en este poemario formado por dos cuadernos: “del Sureste”, con experiencias de su paisanaje, y “vieja América”, con referencia clara a Estados Unidos. Donde “la ciega cara oscura de la luz” es el punto de apoyo de la mirada de la poeta y de su memoria. Para, a través de la fina ironía y del mucho sarcasmo, manifestar lo que piensa la poeta, desde lo personal, sobre lo político: la situación existencial de la humanidad toda nos lleva a alzar la voz cada vez más, pues ya “no nos dan para un guión americano.”

Que la poesía nada amable de Luque está jalonada de innumerables gestos que remiten al mundo clásico es un hecho por todos conocido, y en este libro no es menos. Pero también hay mucha experiencia y mucha crítica social. La voz disidente de la poeta está aquí, en estos poemas, versificada como solo ella sabe hacer mezclando la tradición clásica con la actualidad más rabiosa, desde su compromiso personal. El acierto de la poeta está precisamente en que su poesía crea esperanza, genera ganas de seguir luchando por la vida, por la cultura. La poesía es para Aurora Luque su patria irrenunciable, con dos pilares: contra la política, pues esta se ha adueñado de todo, y la defensa de la mujer como creadora. Excelente el poema De balneario en balneario.

En este libro hay también varapalos a la narrativa audiovisual, a ver si se rompe la rutina del apoltronamiento televisivo; también clama contra la perversión del lenguaje y hace una apuesta sincera por la vida. Es una poesía completa en poemas largos, narrativos, y donde se nota una escritura fresca y libre. Una imbricación perfecta entre el mundo clásico y la vida actual: “Y me bañé en sus olas en un rito / de extrema poesía”. ENRIQUE VILLAGRASA

 

El poema

Golosa al mercadeo esta flojera,

el embebecimiento del ojo dirigido;

el ojo que sucumbe

a la coloración de la mentira,

al destello de falsa trascendencia;

el ojo que celebra

la irradiación de lo virtual,

el vislumbre en la red de ocultamientos,

en la precariedad

de la imagen sobrepuesta a la imagen

la estricta permanencia de lo efímero.

Ricardo Hernández Bravo, Los posos de la sed, Baile del Sol, 2014.