El absoluto de Daniel Guebel

Hits: 720

 

 

      EL ABSOLUTO

      Daniel Guebel

      Literatura Random House

      pág.560- 21,90€

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

El absoluto de Daniel Guebel es una extraordinaria novela acerca de la búsqueda de un ideal artístico, pero también político; es una novela en torno a la búsqueda de la obra total y, sobre todo, en torno a la búsqueda del absoluto, entendido filosóficamente como un ideal al que hay que aspirar, conscientes, sin embargo, de que, precisamente por ser un ideal, nunca podrá alcanzarse y agotarse. La novela de Guebel tiene como eje central la figura del compositor ruso Alexander Scriabin, que con su composición Mysterium quiere inaugurar un tiempo nuevo para la música y para el arte, en general. El arte no es para Scriabin un punto de llegada, sino un punto de partida, un estadio a través del cual llegar fáusticamente a un más allá hegeliano, a un conocimiento absoluto del todo, que, sin embargo, como reconocerá el propio compositor es imposible alcanzar porque la totalidad es siempre ausencia de totalidad.

Guebel construye una falsa genealogía de falsos genios, que precedieron a Scriabin; a través de esta genealogía, el escritor no sólo indaga en las raíces de la concepción artística de Scriabin, sino que, a través de la filosofía, el arte y la política, reflexiona sobre los límites del arte y, sobre todo, sobre la transformación a lo largo de la historia del concepto de “ideal”: desde una concepción religiosa hasta una concepción filosófica-artística pasando por una concepción política, el ideal define la tradición metafísica de occidente y se constituye como un referente último, al que aspirar, conscientes de que nunca se alcanzará. La búsqueda de un ideal que trascienda lo conocido y conocible es el motor de las revoluciones, tanto políticas como artísticas. El Absoluto es una ambiciosa novela, compleja y apasionante que se inscribe en la tradición fáustica que va de Goethe a Thomas Mann; una novela que narra y ensaya la historia del pensamiento metafísico occidental, concibiendo el arte no como mera producción, sino como expresión de la búsqueda de un ideal que trasciende el propio arte, proponiéndose como un intento de repensar el yo y su contexto, de fundar un nuevo tiempo que, sin embargo, parece estar condenado a ser siempre el mismo.