El día que dejé de comer animales

Hits: 132

 

 

 

 

 

EL DÍA QUE DEJÉ DE COMER ANIMALES

Javier Morales

ed. Sílex

pág. 90  10€

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

“He pasado la mayor parte de mi vida comiendo carne y pescado, pero ahora mi dieta consiste básicamente en frutas y verduras, legumbres, leche (muy poca, básicamente del queso) y huevos. Quizás un par de veces durante este tiempo he probado de nuevo el pescado. Aunque me encantaba el sabor de la carne o el de un besugo al horno, dejé da un lado los filetes, los guisos y el pescado después de devorar Comer animales de Jonathan Safran Foer”, escribe Javier Morales en las primeras páginas de este libro que, como el de Safran Foer, también puede definirse de híbrido. Morales construye una narración en primera persona donde el relato autobiográfico adquiere la forma del ensayo y, a la vez, del reportaje de investigación; asimismo, como se observa en el primer capítulo, también es un diario de las lecturas que sirven al autor como punto de partida para no sólo cambiar sus hábitos alimentarios, sino para cuestionarse el valor ético de comer animales criados en libertad. El día que dejé de comer animales es, por un lado, una denuncia a cómo se crían en cautividad los animales destinados al consumo, a sus condiciones de vida y a como son sacrificados. Por otro lado, es una reflexión sobre el sentido de consumir a seres vivos. ¿Basta con reclamar que los animales sean criados en libertad? La respuesta de Morales es negativa. No basta esta reclamación, es también necesario asumir nuestra responsabilidad ante aquello que comemos y ante lo que significa consumir determinados productos. ¿El vegetarianismo es una postura ética? Sin dudas. ¿Es una postura ética que todos deberíamos abrazar? Esta es la pregunta que el lector de Morales deberá hacerse tras finalizar el libro.