Connerland de Laura Fernández

Hits: 365

 

 

 

 

CONNERLAND

Laura Fernández

ed. Literatura Random House 

pág. 448; 20,90€

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

“Es como si estuviera, en algún sentido, condenado a no encajar”, dice Van Conner, el protagonista de Connerland. Estas palabras definen también la novela de Laura Fernández, que consigue crear un universo propio que escapa de cualquier etiqueta genérica. Connerland puede ser definida como una novela sobre la escritura y sobre los escritores, en concreto, sobre escritores fracasados cuyas obras triunfan una vez el autor ha fallecido. Inscribiéndose en una constelación donde encontramos al Fresán de La parte inventada, a Vonnegut, Philip K. Dick, a Ballard y a Vonnegut, Connerlad es también una novela sobre la imaginación creadora y sobre los límites de una realidad cuyo estatuto es cuestionado. Fernández, en efecto, opta por construir una trama en la que se narra lo que no acontece, mientras que lo realmente acontecido permanece en un extraño afuera textual, al cual se termina, en parte, por acceder. En este sentido, la autora disloca espacial y temporalmente la trama, jugando con los recursos de la ciencia ficción, si bien la clave de lectura no es fantástica o, por lo menos, no es solo fantástica. Una gran cantidad de personajes, a través de los cuales la autora reconstruye simbólica e irónicamente el mundo literario -no faltan los editores, grandes y pequeños, los periodistas, los lectores…- gravitan en torno al fantasma de Van Conner, el escritor fracasado en vida que se interroga sobre la razón de la escritura, que se pregunta si escribir ha valido la pena, y a la figura de una delirante azafata reconvertida en representante del escritor, a través del cual, en palabras de la propia autora, se homenajea a esos “escritores y artistas que no deberían morir nunca”, porque “son gente buena que ha hecho grandes cosas para el mundo”. Connerland es la historia de la redención de Van Conner, del escritor que nunca ha tirado la toalla. La recompensa llega tarde, cuando un ridículo accidente ha acabado con su vida, pero cuando sus obras consiguen, finalmente, enamorar a los lectores, empezando por su editor. No hay indulto que salve de la muerte, pero la literatura salva del olvido. Connerland es una novela sobre la literatura que permanece y, en este sentido, una novela sobre el fracaso entendido beckettianamente como una forma de aprendizaje. Fernández relativiza el fracaso, convirtiéndolo en paradoja, figura que define perfectamente el universo narrativo de la novela. Connerland es una gran paradoja de la literatura, de la realidad, de la imaginación, del éxito y del fracaso; a través del humor, incluyendo pynchoniamanente gags y chistes, Fernández elabora una poética de lo ridículo para revelar la esencia más profunda del acto literario. Una gran novela de una escritora con un rico, brillante e incomparable universo propio.

 

Anna María Iglesia