Les possessions de Llucia Ramis

Hits: 337

 

   

LES POSSESSIONS                                                              LAS POSESIONES

Llucia Ramis                                                                          Llucia Ramis

Anagrama                                                                               Libros del Asteroide

240 pág. 17, 90€                                                                      224 pág. 17,95€

                                                            

                                                              

                                                                                                             

                                                 

 

 

                                              

 

                                                                                                                                          

De la misma manera que dentro del periodismo cultural su nombre es hoy por hoy imprescindible, dentro de la literatura catalana actual Llucia Ramis comienza a ser -e, incluso, ya es- un referente ineludible. Si con Tot allò que una tarda morí amb les bicicletes, su tercera novela, despertó el interés de la crítica por su indagación lingüística de la memoria -el habla familiar, con sus dejes, sus características particulares, sus frases hechas, se convertía en el guardián del pasado familiar y personal- ahora con Les possessions se sitúa en el centro de la literatura catalana. Retomando el carácter memorialístico de su anterior trabajo, en Les possessions Ramis juega con la identificación a nivel pragmático entre la narradora y la propia autora -esto no implica que sea un relato autobiográfico, como señala al propia Ramis. El juego de identificación, en la misma lógica de Sartre en Las palabras, -la narradora comparte con la autora el ser periodista, el estar afincada en Barcelona, el ser autora de Coses que et passen a Barcelona quan tens 30 anys, el tener la familia en Mallorca…- así como la elección del 2007, año de inicio de la crisis económica como marco temporal central es el punto de partida para una indagación acerca de la corrupción y del trastorno mental, que Ramis sitúa en el mismo plano como dos tabús de los que no se habla, pero que van haciéndose cada vez más grande. Si bien el 2007 es el marco temporal, la novela se proyecta hacia el pasado, hacia un pasado que no sólo se proyecta en el presente a través de sus consecuencias, sino que contiene las claves de lectura para enteder un presente, el 2007, que sigue siendo actual. La autora construye así una novela poliédrica que se sustenta sobre tres tiempos en constante diálogo entre sí y que no sólo construyen el árbol genealógico del relato familiar narrado, sino también del tiempo histórico presente, que hunde sus raíces en un pasado, que solamente parece dilucidarse a posteriori. En este sentido, la narradora es una espeleóloga de su tiempo y de un pasado familiar que sale a relucir lentamente y que, inevitablemente, termina reflejandose en las experiencias de la narradora, que se ve reflejada en una histoira, que no es ni personal ni familiar, para ser colectiva. Por ello, el gran mérito de Ramis es convertir lo memorialístico en un relato colectivo y, por tanto, convertir esa voz narradora, tan facilmente asociable a la autora, en un nosotros, que no se limita ni tan siquiera a una generación en particular. La corrupción política es uno de los temas centrales del libro, pero también la corrupción cotidiana, aquella que apenas se ve por demasiado asumida -la corrupción en el periodismo, en las relaciones personales, en la precariedad laborar-, esa corrupción a la que nos acostumbramos y a la que, sin embargo, el padre de la narradora, “enloquecido”, se enfrenta. Esa locura, ese trastorno mental, que lleva al padre a enfrentarse a un sistema imbatible es, por otro lado, el signo de una rebeldía, puede que algo ingenua, pero que contrasta con la aceptación más o menos pasiva fruto del descreimiento, de la fragilidad de las relaciones sentimentales, llamas al fracaso, y la inseguridad laboral.