¿Qué me estás cantando?

Hits: 141

 

 

 

 

¿QUÉ ME ESTÁS CANTANDO?

Fidel Moreno

ed. Debate

pág. 752; 24,90€ 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

“Las canciones son el artefacto más logrado para la reflexión sentimental, no solo permiten comprender lo que sentimos, también nos enseñan a sentir, a vivir con emoción experiencias muy concretas, íntimas y a la vez comunes del tiempo que nos ha tocado”, escribe Fidel Moreno en el prólogo de ¿Qué me estás cantando? y sus palabras se materializan a lo largo de las páginas que siguen, donde el autor recurre a las canciones más populares para escribir una historia sentimental, sociológica y de la España de los sesenta y setenta. Haciendo una close Reading de las canciones, Moreno observa como las canciones populares no sólo nos narran aquella generación, sino que, en muchos casos, fueron el medio a través del cual vehicular las nuevas ideas que la sociedad de entonces, todavía bajo el peso y la censura del franquismo, ansiaba. Mientras que la aparentemente ingenua La vaca lechera denuncia el hambre sufrido durante la posguerra La chica yeyé o Palabras para Julia nos narran cómo la idea de amor romántico fue mutando con los años y, sobre todo, con una redefinición de la mujer en la sociedad, que, lentamente, deja de ser el “ser amado” por un yo masculino para convertirse en el yo protagonista de la canción, adquiriendo así la voz principal. Es imposible comprender la historia de aquellas décadas y, por tanto, la historia actual sin canciones como L’estaca o Libertad sin ira, manifiestos políticos que la sociedad de entonces defendía a través de la música, convertida en una de las formas más potentes de expresión y de reivindicación. Asimismo, ¿Qué me estás cantando? es una historia sobre la música en sí misma, sobre cómo la industria ha ido modificando el concepto de música popular y el concepto de artista. Moreno consigue establecer un perfecto equilibrio entre el análisis más textual y más técnico de la música en tanto que expresión artística y de su desarrollo y el análisis sociológico sobre el papel de la música a lo largo de aquellas décadas y sobre su recepción. “Sin argumentarlo demasiado, este ensayo se toma en serio el oxímoron de la memoria histórica, entrelazando los hechos históricos con mi memoria familiar y personal”, escribe Moreno, en cuyo texto al diálogo entre lo estrictamente musical y lo social se suma el diálogo entre el yo y el otro, entre su memoria personal y la memoria colectiva, que se entrelazan construyendo un relato donde lo micro se convierte en reflejo de lo macro. Si nosotros somos lo que escuchamos, la música reunida en estas páginas es el retrato, ante todo, de Fidel Moreno, pero también y sobre todo de varias generaciones, sin las cuales es imposible comprender el presente.