Tigres de cristal

Hits: 228

 

 

 

 

 

TIGRES DE CRISTAL

Toni Hill

Ed. Grijalbo

19,90€

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Tigres de Cristal es una novela mucho más compleja de los que, a priori, puede parecer. Sí, es cierto, es una novela de ágil lectura, una novela “para todos los lectores”, pero también una novela que tras una trama bien hilvanada y sin ningún momento vacío, se esconden guiños, reflexiones y temáticas que no solo van mucho más allá de la trama, sino que permiten definir Tigres de Cristal como una novela total sobre un periodo histórico, sobre un espacio, y sobre todo sobre determinadas dinámicas humanas que, aunque cambie el contexto, se repiten. Ambientada en Ciudad Satélite, un barrio obrero de Cornellá donde, en los 70, vivían principalmente inmigrantes provenientes del sur de España, Tigres de Cristal aborda el tema del acoso escolar y lo hace en una doble perspectiva: por un lado, narra el caso del acoso en los 70 y, por el otro, narra el acoso en la actualidad. Este salto temporal, le sirve a Hill para analizar no solo cómo ha cambiado el acoso, ahora llamado bullying con el tiempo, como se ha pasado de los insultos y las peleas a pie de calle a la difamación a través de las redes, sino cómo se hace frente a ello y qué queda en la edad adulta. La novela comienza narrando la muerte del primer acosador de la mano de sus dos víctimas, que el lector volverá a encontrar ya adultos en la parte de la novela ambientada en la actualidad. La historia de estas dos víctimas, dos hombres, es opuesta: mientras uno ha pagado por lo hecho, el otro fue salvado gracias a su padre. Este hecho permite a Hill profundizar en las dinámicas de poder y de privilegios que existen en las comunidades, incluso en aquellas más humildes. Unas dinámicas que, en el fondo, no son ajenas al acoso, entendido como forma de imponerse al otro, al más débil: la pregunta sobre qué lleva a un niño a acosar obliga a preguntarse sobre el entorno y, por tanto, sobre las dinámicas sociales. Y esto es lo que hace Hill, observando, como habíamos dicho, que ciertas dinámicas no cambian, que el acoso ha existido siempre porque las dinámicas sociales siguen siendo las mismas. Asimismo, la pregunta sobre la responsabilidad del acosador y sobre la responsabilidad del entorno obliga a preguntarse sobre la víctima, sobre como alguien se convierte en víctima y sobre su papel. Todos estos interrogantes son planteados por Hill, mientras narra la historia no contada de una ciudad, Cornellá, sin relato literario y narrando la historia de esa ciudad relata también la relación desigual entre la ciudad obrera y la capital, Barcelona, una relación tan desigual como la del acosador con su víctima o como la de los dos amigos, el que paga por lo hecho y el que se salva. En resumen, dinámicas que se repiten en todos los estratos y que pueden llevar a la violencia, al acoso, a convertirnos a todos en tigres tan cortantes y tan frágiles como el cristal.