Una jugada de dados

Hits: 555

 

 

 

 

UNA JUGADA DE DADOS

Stéphane Mallarmé

Edición bilingüe

trad. Pilar Gómez Bedate

ed. Ya lo dijo Casimiro Parker

64 pág., 15€

 

 

 

 

 

 

 

La editorial Ya lo dijo Casimiro Parker recuperó en su día la edición en formato original de uno de los libros más geniales de la poesía universal, Una jugada de dados de Stéphane Mallarmé (París, 1842-Valvins, 1898), con la traducción y palabras preliminares a esta edición de la profesora, escritora, traductora y poeta Pilar Gómez Bedate (Zamora, 1936-Zaragoza, 2017). Tenía ganas de escribir sobre esta obra y esta traducción y nunca llegaba la hora y por fin aquí estamos: tecleando; y es que en estos momentos en los que la Poesía parece que tiene más lectores y más poetas es necesario indicar libros que merezcan la pena conocer, además de ser y estar siempre de actualidad. Cabe señalar que en el proceso de creación esta edición se han mantenido el formato original y la composición de páginas elegidas por Mallarmé para la edición inédita de Vollard en 1987, así como una familia tipográfica similar a ala utilizada por la imprenta Firmin-Didot para dicha edición, en sus distintos pesos y formatos. También se han tenido en cuenta las correcciones manuscritas del propio autor sobre las pruebas de imprenta conservadas en la Bibliothèque Nationale de France. Una publicación que respeta en todos sus aspectos las decisiones del autor, la editorial dixit. Es pues una edición bilingüe donde primera está la versión en castellano, con prólogo de la traductora y el prefacio del autor y después la versión en francés, con el prólogo del autor. Con lo que es un gran acierto editorial, pues así todos gozamos de la lectura, tal y como sus lectores de 1897 hicieron.

Tal y como señala en su excelente y didáctico prólogo Gómez Bedate, esta obra de Mallarmé es tal que “su impacto se ha dejado sentir de manera más evidente en el terreno del pensamiento estético y de la correspondencia de las artes”. Y es así, claro, porque el lenguaje del poeta el mundo de lo simbólico, descubriendo las posibilidades del lenguaje artístico de tal forma y manera que será a través de sus imágenes donde se nos muestran las nuevas y sugerentes formas de interpretar el mundo: de leer el mundo. Así pues, es en esa lectura del mundo de Una jugada de dados donde el poeta plasma, pergeña, el grito desesperado del yo poético que percibe con lúdica lucidez, cómo el azar y no la necesidad hace suyo el quehacer demiurgo. Y este grandísimo poema de Mallarmé ha ejercido y ejerce, aun sin haberlo leído directamente, una gran influencia en poetas y músicos y ha sido, es y será punto de partida para las vanguardias artísticas del pasado siglo, del presente y del futuro. ¡No lo duden! Esta es una poesía que genera silencios creadores con una musicalidad tal que inunda el negro sobre el blanco de la página y que necesita de la generosidad y complicidad del lector que a ella se acerque. Y es que en poesía tal vez, y sólo tal vez, tenga mayor valor lo que no se dice que lo que se dice. Poemario breve que se lee despacio, pero que necesita de múltiples lecturas. Y es como todo cuadro que cuantas más veces lo miras mas cosas ves y descubres, al igual pasa en esta poesía. Pero cada lectura será una sorpresa mayor y es que “Todo Pensamiento emite una Jugada de Dados”. La poesía de Mallarmé (re)crea un nuevo lenguaje, bañado en la ambigüedad; crea una nueva sintaxis, con nueva tipografía y gran exquisitez formal. Es no cabe ninguna duda su gran triunfo en poesía. Una jugada de dados es su poema cumbre. Lean el prefacio para disfrutar de esta versión de Pilar Gómez y si como yo son de idioma francés y no inglés, no dejen de (re)leer el original: 26 páginas: 215 versos. Porque “Una jugada de Dados jamás abolirá el Azar”. Un último apunte. ¿Y si este poema solo es la lúcida agonía lúdica por ejercer la libertad poética: esa batalla sin esperanza ninguna contra el azar y contra el inconsciente que determina al artista y cuya única salida y última es a nuestro pesar el blanco silencio blanco? Las palabras preliminares, además de las opiniones de conocidos estudiosos de Marllarmé como Jean Royòre, Rafael Cansinos Assens y Xavier Abril, que Pilar Gómez Bedate cita son un manantial de sabiduría, de quien lo último que leí fue su epílogo en la Ontología Poética (Siltolá, Sevilla, 2015) de Juan Carlos Elijas, alumno y amigo de ella.

Enrique Villagrasa