Los lectores que soñaron con el alunizaje de Julio Verne

“Sería para mi un honor ser incorporado en la expedición lunar”. Solicitudes como esta llegaron al periódico Journal des Débats en septiembre de 1865, después de la primera entrega del libro De la Tierra a la luna. En la historia, Miguel Ardan envía el telegrama: “Reemplácese granada esférica por proyectil cilíndrico-cónico. Partiré dentro. Llegaré vapor Atlanta”. Julio Verne creó para su protagonista una aventura que el público se tomó muy en serio y quiso también vivir. Por ello, varios lectores enviaron su propia petición para entrar en la expedición.

El escritor francés murió un día como hoy de 1905. Entre su legado está Viajes extraordinarios, una serie de novelas que incluyen Viaje al centro de la Tierra (1864), Veinte mil leguas de viaje submarino (1870) y La vuelta al mundo en ochenta días (1873).

 

Deja tus comentarios

Enviar un comentario como invitado

0
términos y condiciones.

Comentarios

  • No se han encontrado comentarios