Tras su fulgurante debut con “Carretera de plata” llega “La mujer de Ödesmark”

Texto: Redacción

 

La joven escritora sueca Stina Jackson batió récords de ventas en su país con su primera novela Carretera de plata, con la que obtuvo el galardón concedido por la Academia Sueca de Escritores de Novela Negra a la mejor obra publicada en 2018. Vuelve ahora con otra historia de crímenes en La mujer de Ödesmark (RBA) que acaba de llegar a las librerías de nuestro país.

En La mujer de Ödesmark, Jackson ambienta de nuevo su historia en un pequeño pueblo del norte de Suecia donde, igual que en Carretera de plata, la familia juega un papel fundamental y los personajes femeninos son muy potentes. En esta segunda novela, la protagonista es una madre soltera con un hijo adolescente que se debate entre ser fiel a sus raíces o seguir sus propias aspiraciones. En ese paisaje aislado, donde la naturaleza te abruma, esta mujer vive con un padre despótico, del que se dice en el pueblo que tiene dinero escondido; rumores que llegan a los oídos de dos hermanos que malviven trapicheando con las drogas y urden un plan para cambiar su suerte, pero no prevén con quién se van a enfrentar.

Jackson (1983) es originaria del norte de Suecia, de una zona cerca del Círculo Polar Ártico, y a los 22 años se fue a Estados Unidos a estudiar Derecho, estudios que dejó para dedicarse a la literatura. Hace poco más de un año, con motivo de la publicación de su primera novela en España, pudimos entrevistarla y preguntarle por el oficio de ser escritor y su opinión sobre el género negro.

¿Desde cuándo siente la pulsión por escribir?

Siempre quise escribir, desde que era una niña, pero siempre me pareció un sueño difícil de alcanzar. Después de mi primer año en la facultad de Derecho, me di cuenta de que no podía pasar la mayor parte de mi vida adulta haciendo algo que solo me haría infeliz. Todavía no estaba segura de poder hacer algo en la literatura, pero por fin estaba dispuesta a intentarlo. Lo bueno de estar abajo del todo es que no tienes mucho que perder.

¿Por qué eligió el género negro para debutar?

Para ser honesta, no era del todo consciente de que estaba escribiendo género negro. Fue mi editor quien me lo señaló, quien me dijo que estaba escribiendo una novela de suspense. ¡Mi ambición era simplemente escribir una historia lo suficientemente buena como para encontrar un editor!

En este siglo XXI, ¿el género negro es el que retrata mejor la sociedad que hemos construido, el que hace más directa la denuncia?

El género negro, sin duda, te ofrece una gran oportunidad para reflejar todos los aspectos de nuestra sociedad, por muy diferentes que sean. Y no evita ni se aleja de las áreas más oscuras y problemáticas de la existencia.

La novela negra nórdica ha crecido mucho. Su libro tiene características que lo diferencian de muchas obras de sus colegas nórdicos. ¿Se siente de algún modo heredera de esta corriente o sus referencias son otras?

Crecí en una familia que ama la novela policíaca sueca, por lo que conocí a algunos de los mejores autores del género a una edad muy temprana, y definitivamente le debo mucho a la tradición nórdica. En mi vida adulta, sin embargo, me he aventurado a alejarme del crimen y la mayoría de mis inspiraciones literarias provienen de otros tipos de ficción, como el Gótico sureño, el Noir rural e incluso la poesía.

Como fan del true crime, ¿le tienta escribir un libro de no ficción sobre alguna historia real?

Amo el true crime y a menudo encuentro inspiración en sucesos reales de la vida, pero la ficción sigue siendo mi primer amor y no me veo a corto plazo alejándome de ella.